Sin ataduras

TÍTULO ORIGINAL: Free Solo
PAÍS: Estados Unidos
DIRECCIÓN: Elizabeth Chai Wasarhelyi, Jimmy Chin.
ELENCO: Alex Honnold, Sanni Mccandless, Tommy Caldwell.
PRODUCCIÓN: Elizabeth Chai Wasarhelyi, Jimmy Chin, Shannon Dill, Evan Hayes, Laurie MacDonald.
FOTOGRAFÍA: Jimmy Chin, Clair Popkin, Mikey Schaefer.
MONTAJE: Bob Eisenhardt
MÚSICA: Marco Beltrami

El documental sigue los pasos de Alex Honnold, un joven escalador con una personalidad muy especial, en su proyecto más ambicioso hasta la fecha: escalar el muro de piedra más grande del mundo. Y por si esto fuera poco, planea hacerlo sin ningún tipo de cuerda de seguridad.


Por Javier Puma

Hay gente con una inusual simpatía hacia el peligro. Estas personas son capaces de actos en extremo riesgosos por unos instantes de adrenalina y satisfacción personal. Podemos llamarlos valientes, intrépidos e incluso locos. Nos pueden causar asombro, miedo o ambas. Pero rara vez llegamos a comprenderlos. Free Solo transciende el simple registro de una extraordinaria proeza, para retratar a la persona detrás y comentar sobre cómo la aparente fortaleza de un hombre puede ser su mayor debilidad.

Alex Honnold es un escalador estadounidense de poco más de 30 años, cuya gran pasión en la vida es escalar montañas. Y en particular, escalarlas ayudándose únicamente con sus manos y piernas. Esta particular actividad conocida como Solo Integral es practicada por un porcentaje ínfimo de alpinistas. Algo que no es difícil de creer dado que en esta práctica como en casi ninguna otra, un paso en falso significa la muerte. Sin embargo, esto apenas preocupa a nuestro protagonista. Alex puede explicar los detalles de su temerario ascenso con la misma tranquilidad con la que nosotros explicaríamos nuestras compras en el supermercado. Y la triste realidad es que Alex en verdad no tiene demasiado por qué preocuparse.

En un sentido metafórico, él vive su vida aquí abajo al igual que allá arriba: sin nada que lo ate a tierra. Sin relaciones importantes, sin una infancia feliz que añorar, sin tener la propiedad de una casa (viviendo en su camioneta porque le resulta más práctico); sin nada que lo motive más que su gran sueño: escalar El Capitán, una formación rocosa de unos 900 metros que nadie ni siquiera se atrevió a conquistar sin la ayuda de una cuerda de seguridad. Free Solo se encarga de documentar todos los pormenores del proyecto, a través de años de prácticas, estudios, errores y aciertos hasta llegar a tan ansiado momento. Un proyecto que adquiere una nueva dimensión cuando aparezca un elemento completamente fuera de los planes. Alex se pone en pareja con Sanni, una chica adorable y cariñosa que está dispuesta a cambiar a Alex, un desafío que parece menos posible que El Capitán. El documental utiliza el desarrollo de esta simpática e inesperada relación como su núcleo emocional. Con Alex fuera de su zona de confort, ¿se verá afectada su determinación ahora que tiene mucho más que perder?

Los directores hacen un excepcional trabajo en capturar con la misma atención al detalle tanto la intimidad de Alex así como la espectacularidad de su escalada. Las imágenes que consigue el equipo de cámaras tienen un resultado impactante visual y sensorialmente. No solo vemos a Alex escalar, estamos junto a él mientras lo hace; en una experiencia agobiante y excitante a la vez. Otra faceta interesante del documental es el meta-comentario sobre cómo la filmación del ascenso fue en sí misma una hazaña. Una elaborada e intrincada coreografía que más allá de buscar conseguir la mejor toma posible también debía velar por no entorpecer el paso de Alex.

En definitiva, el documental es un valioso alegato de que más allá de las razones para realizar un acto tan increíble como peligroso siempre habrá razones más importantes para no hacerlo.

Free Solo se estrena este domingo 3 de marzo a las 22.00 horas por National Geographic.