Sin lugar para los débiles

TÍTULO: Uno de los nuestros
TÍTULO ORIGINAL: Old Boys
PAÍS: Reino Unido
DIRECCIÓN: Toby MacDonald
GUION: Luke Ponte, Freddy Syborn
MÚSICA: Andrew Hewitt
ELENCO: Alex Lawther, Denis Menochet, Eros Vlahos, Nicholas Rowe, Joshua McGuire, Pauline Etienne, Nicholas Agnew, Jonah Hauer-King, Steve Saunders, Jack Cooper Stimpson, Jon Wennington, Anthony Arundell, John Kinory, Noah Twine, Stuart Whelan
GÉNERO: Comedia

Revisión de Cyrano de Bergerac ambientada en un colegio privado escocés en los años 80, en donde un patoso pero imaginativo estudiante ayuda al héroe del colegio, guapo pero tonto, a conseguir acercarse a la hija de un recién llegado profesor de francés.


Por Emanuel Juárez

Ambientada en un internado de jóvenes ingleses con vidas lujosas, la película de Toby MacDonald construye una historia en base a la nostalgia y las clases sociales. Esta combinación no es ejecutada de manera perfecta, pero logra despegar gracias a las actuaciones y el aspecto visual que acompaña al film.

El largometraje retoma el formato de la historia clásica de Cyrano de Bergerac, donde el verdadero enamorado hará el trabajo de seducción en favor del chico popular. Nuestro (anti) héroe es un estudiante becado, Amberson, interpretado por Alex Lawther, que logra resaltar dentro del relato, pero quien realmente resulta una sorpresa es Jonah Hauer-King, jugando el papel del alumno respetado. A simple vista, esta idea no resulta particularmente original, sin embargo, por encima del cliché, Uno de los nuestros (Old Boys, 2018) aporta una visión crítica hacia la masculinidad tóxica y el elitismo que rodea a estos institutos.

Los internados segregados por género son algo muy común en la cultura británica. Estas prestigiosas instituciones comparten tradiciones y rituales que no hacen otra cosa más que resaltar la diferencia de clases, forjando un conservador conjunto de valores. Toby MacDonald es capaz de transmitir esto de manera efectiva, aportando tintes de humor y sátira, aunque el primero no sea algo destacable. A su vez, demuestra estar en todos los detalles, al menos visuales y aquí radica su punto fuerte.

Insertar los acontecimientos en tiempos cercanos a la caída del Muro de Berlín fue un movimiento inteligente. MacDonald aprovecha la situación para el uso de las referencias de la década e imprime una tonalidad de colores apagados que resaltan el estado de ánimo de los protagonistas. Claramente, hay algo de Wes Anderson en todo esto.

En conclusión, Uno de los nuestros logra ser una película disfrutable y fácil de digerir. Su tramo final puede resultar algo caótico, pero cabe destacar la introducción de temas referidos a las diferencias de clase y género, si bien no se exploran en profundidad, aportan cierta novedad a este tipo de historias.

Pueden ver Uno de los nuestros, película de producción original de TNT, el lunes 16 de marzo a las 22.00 horas (ARG/COL/CHI/MEX). Otros títulos que se podrán ver próximamente incluyen a Out of Blue, Burn, An Acceptable Loss y A Bad Idea Gone Wrong, entre otras.