El peligro tiene nombre

TÍTULO ORIGINAL: Anna
TÍTULO ALTERNATIVO: Anna: el peligro tiene nombre
DIRECCIÓN: Luc Besson.
ELENCO: Helen Mirren, Luke Evans, Sasha Luss, Cilian Murphy.
GUION: Luc Besson.
FOTOGRAFÍA: Thierry Arbogast.
MÚSICA: Eric Serra.
GÉNERO: Suspenso, Acción.
ORIGEN: Francia, Estados Unidos.

Bajo la hipnotizante belleza de Anna Poliatova se esconden secretos que la llevarán a desatar una imparable fuerza, convirtiéndose en una de las asesinas de la KGB más temidas por los gobiernos de todo el planeta.


Por Emiliano Silva

Anna es lo nuevo del reconocido director Luc Besson, creador de clásicos como El perfecto ssesino y El quinto elemento. Ahora nos vuelve a traer una historia plagada de acción, espionaje y con una protagonista femenina totalmente empoderada y que pareciera invencible.

La filmografía reciente del director francés estuvo marcada por la completa irregularidad, después de haber maravillado a todos con Natalie Portman y con Milla Jovovich en los años 90, no pudo seguir el buen rumbo en cuanto a sus posteriores proyectos. En el 2014 llegó Lucy, con Scarlett Johansson y todo parecía haber vuelto a la normalidad, pero después nos decepcionó con Valerian y la ciudad de los mil planetas. Ahora Besson decide volver a elegir a una protagonista femenina y darle el control total del film.

La historia nos trae a Anna (Sasha Luss), una vendedora de mamushkas de Rusia, que luego de haber sido captada por un promotor de modelos, en un mercadito de la capital soviética, la lleva a París para que incursione en el mundo de las pasarelas más prestigiosas de Europa. Hasta acá todo muy común, hasta que en realidad nos damos cuenta que Anna se había infiltrado para asesinar a uno de los inversionistas más importantes de la agencia de modelaje. Así no esteramos que ella era parte de KGB, una división de asesinos.

De ahí en adelante iremos viendo a distintos actores reconocidos como Helen Mirren, como la directora de la KGB; Cillian Murphy, como un agente de la CIA, y Luke Evans, como el reclutador de Anna. Todos cumpliendo en sus respectivos roles muy bien en cuanto a actuación.

Algo para destacar también son los momentos de acción, tanto de peleas de cuerpo a cuerpo de la protagonista como también las secuencias de tiroteos. La escena de Anna en el bar probando que si servía como asesina, es una de las mejores de la película.

Aunque todo iba ordenadamente bien en actuaciones, coreografías de peleas y decisiones de fotografía; todo decayó abruptamente cuando Besson decidió imponer un guion muy rebuscado con miles de idas y vueltas en el tiempo, que terminó siendo el condimento a recordar de esta propuesta. No está mal que lo haga, pero confundir tanto y en tan corto tiempo al espectador, no es algo que seguramente siente muy bien a los que vayan a buscar una película de espionaje.

Anna es una nueva incursión desdibujada de Luc Besson en el cine. No termina siendo el bodrio que fue Valerian pero tampoco logra terminar tan bien parada como tal vez pudo haber sido con algunas decisiones más básicas en el guion. Una lástima.