Muestras del dolor humano

TÍTULO: Cafarnaúm
TÍTULO ORIGINAL: Capharnaüm
DIRECCIÓN: Nadine Labaki.
ELENCO: Zain Al Rafeea, Yordanos Shiferaw, Boluwatife Treasure Bankole.
ELENCO SECUNDARIO: Elias Khoury, Nour el Husseini.
GUION: Nadine Labaki.
FOTOGRAFÍA: Christopher Aoun.
MÚSICA: Khaled Mouzanar.
GÉNERO: Drama.
ORIGEN: Líbano.

Nominada al Oscar como Mejor película Extranjera (representando al Líbano). La historia sigue a Zain un chico de 12 años que decide demandar a sus padres legalmente por negligencia.


Por Gastón Dufour

Cafarnaúm es una terrible y dolorosa muestra del dolor humano, de las injusticias que no vemos en nuestro lugar de comodidad detrás de un monitor. Esa en que la obvio pasan cosas muy duras, en las que miramos por otro lado aún cuando para la tribuna hay un concurso de gente desgarrándose las vestiduras por las injusticias, pero en concreto no hay nada.

Es difícil sentarse a comer un plato de comida sin sentir un nudo en la garganta luego de verla. Ese fue el primer pensamiento que tuve mientras veía el dolor en pantalla grande en la butaca más cómoda posible. ¿Culpa progre? Tal vez. ¿Se puede hacer algo al respecto? Bueno, supongo que al menos sentirse movilizado, interpelado por lo que he visto, es un buen primer paso.

¿Si tiene lo que se necesita para ganar un Oscar? Ese es otro tema. La Academia premia sobre todo golpes bajos y alguna crisis política, humanitaria o ambas, y este caso es una muestra de una crisis y de un pueblo viviendo en la miseria, de gente sobreviviendo como puede. Y de más gente aprovechándose de eso. Y de abuso físico. De miles de temas que hacen que te emociones hasta las lágrimas dentro de la sala. Claramente no fue el interés del director contar esta historia solamente con el objetivo de una estatuilla.

Es algo complicado en el caso de una película dura como lo es Cafarnaúm hablar livianamente y de manera casi técnica del guion, de la dirección, de las actuaciones (tan realistas y naturales que lo hacen semejar a un documental) porque es una película movilizadora. No brinda la pauta de cómo solucionar las cuestiones humanas porque eso es arena de otro costal y en este caso el director es nada más un comunicador.
Yo recomiendo que vean esta película si tienen el valor y si creen que, en algún momento, aunque suene naif, la humanidad pueda modificar alguno de sus comportamientos destructivos.
Ojalá podamos empezar por casa.