Peter Scarlet, ex responsable de festivales como Tribeca, San Francisco y Abu Dhabi, reemplazará al crítico e historiador Fernando Martín Peña como director artístico en el Festival de Mar del Plata.


A partir de su nueva edición, el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) romperá con la dupla que llevaba adelante al Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y contará con Peter Scarlet como director artístico. Por primera vez se da que un extranjero se hace cargo de dicho puesto. La 32ª edición del festival se llevará a cabo entre el 17 y el 26 de noviembre de 2017.

Peter Scarlet cuenta con una larga trayectoria en cuanto a lo que festivales se trata: dirigió el Festival de San Francisco (entre 1983 y 2001), condujo el Festival de Tribeca en Nueva York (entre 2003 y 2009) y el Festival de Abu Dhabi (entre 2009 y 2012). Sus últimos trabajos se trataron de asesoramiento a festivales en cuanto a prensa, programación, convocatoria de público. Durante su último periodo, el certamen fílmico más experimentado de América alcanzó un gran prestigio mundial y triplicó el número de asistentes. Scarlet también fue Director General de la Cinemateca Francesa desde junio del año 2001, cargo en el que permaneció durante diez meses hasta que se vio retirado del mismo debido a diferencias irresolubles surgidas con la institución.

Es importante mencionar que como presidente del festival seguirá en su cargo José Martínez Suárez, quien ha demostrado al momento un trabajo inmejorable. Y continúan los programadores locales, aunque aún no está definido el equipo.

La producción del festival correrá a partir de ahora por Rosa Martínez Rivero, quien ya cuenta con experiencia en el Festival de Mar del Plata (entre 1996 y 1997) y fue partícipe también del BAFICI (entre 1998 y 2003, y entre 2008 y 2012).

A 132 días del comienzo del más importante festival sobre cine del continente, no se pone en duda el desempeño de Scarlet en festivales como además su trayectoria, y que seguramente su experiencia haga que Mar del Plata despegue aún más. Lo que se cuestiona es si realmente hacía falta el cambio (se pueden criticar algunas decisiones artísticas en cuanto a selecciones de películas o armado de las competencias, pero la dupla venía funcionando muy bien), y si no existe en Argentina un exponente lo suficientemente capaz como tener que designar a un extranjero al frente del Festival.

Siempre en virtud de seguir viendo cine de calidad y llevar al Festival de Mar del Plata a los ojos del mundo, esperamos que esta decisión sea la más acertada.