Un pequeño gran viaje en dos días

Iván de Pineda se propone conocer las ciudades del mundo buscando desterrar el mito de que para viajar se necesita mucho tiempo: dos días serán suficientes para conocer y aprovechar una ciudad al máximo en Un pequeño gran viaje.


Por Walter Pulero

Amsterdam, París, Lima, Cartagena, Guadalajara, Miami, Salta y Córdoba son algunos de los recorridos que llevará a Iván de Pineda a conocer secretos y tips necesarios para aprovechar el tiempo y el dinero de la mejor manera durante tan solo 48 horas.

Un pequeño gran viaje es una producción original de Turner y será emitida a través de las señales TNT (viernes a las 23.00 horas) y TNT Series. Pudimos conversar con Iván acerca de la propuesta de conocer las ciudades del mundo de una nueva manera y cómo surge la idea de desterrar el mito que para viajar se necesita mucho tiempo.

 

¿Por qué el concepto de 48 horas?

Iván de Pineda: Es un término de tiempo bastante particular que puede quedar reducido a un fin de semana o lo que puede pasar cuando viajas por trabajo y de repente quedan horas o días colgados y no se sabe bien qué hacer, qué lugares visitar. 48 horas es una verdadera respuesta a estas cuestiones y dudas que tenemos al momento de elegir nuestros destinos o nuestras locaciones de trabajo. Cómo organizarnos y qué tipo de cosas hacer. Y siempre estamos en esa dicotomía de si lo que elegimos es lo que marca la cultura, manera de vivir, de la ciudad que visitamos. Es un viaje frenético en tiempo real en cada una de las ciudades. Somos protagonistas y realizamos cada una de las actividades de manera natural y efectiva, muy respetuosa y alegre, con curiosidad e inquietudes.

 

¿Cómo te llegó la propuesta y qué es lo que más te interesó del proyecto?

IDP: La propuesta venía rezumbando hace un tiempo de cómo seguir viajando y darle una vuelta efectiva, dinámica, lúdica y diferente a esto que tiene que ver con los viajes, las experiencias y la curiosidad de decir “bueno, a veces por más que tengamos menor o mayor tiempo, podemos recorrer una ciudad con una profundidad necesaria como para cuando nos vayamos nos quede algo adentro y sintamos que lo que hicimos lo disfrutamos y nos vamos satisfechos”. A veces viajas y es muy difícil la elección al tener una mirada amplia sobre un destino. Bueno, 48 horas te da la oportunidad de que compruebes que se puede recorrer una ciudad, amarla, divertirse, sorprenderse, comer rico, en dos días.

 

¿Con qué nos vamos a encontrar en Un pequeño gran viaje?

IDP: 48 horas es un producto accesible, inclusivo y muy interesante, porque van a poder hacer un recorrido muy completo sobre cada una de las culturas, la sociedad, la interacción con las personas. La pasamos enormemente bien. En esta primera etapa se incluyen ciudades como Lima, conocida los últimos años por su explosión gastronómica; después fuimos a Cartagena de Indias, con su color, música y magia; luego a Guadalajara, vivimos su arraigada cultura colonial y un destino increíble; después fuimos a Miami, el destino más elegido por los argentinos, pero hay una nueva ciudad que está creciendo y desarrollando que nada tiene que ver con la oferta de playas, shopping, y que sí con el movimiento del arte callejero, y reivindicación con un montón de cosas interesantes de contar. Y hay algo que me da mucha felicidad y tiene que ver con Argentina, para mí uno de los países más lindos del mundo y con mayor cantidad de lugares únicos e irrepetibles. Atraviesa miles de kilómetros y latitudes que nos llevan de la aridez del norte argentino hacia la basta Patagonia, y en este camino encontramos miles de cosas diferentes que vale la pena contar. Es un buen momento para comenzar a producir programas en las provincias y ciudades y mostrarnos a nosotros al país y la región, a donde llega TNT. Comenzamos con Córdoba, Salta y vamos sumando más provincias a Un pequeño gran viaje. Es la primera vez en muchos años de viajes que me toca hacerlo con las provincias de Argentina, luego de recorrer todo el mundo.

 

 

Estuviste filmando en provincias argentinas, algo que no habías hecho anteriormente para tus programas. ¿Qué es lo que más te sorprendió?

IDP: He tenido la oportunidad de viajar mucho por Argentina y la verdad que es algo que me encanta conocer de nuestro país y sus provincias. Y es un lindísimo momento para que veamos y conozcamos a través de un programa de TV muchísimos lugares que son únicos y maravillosos, vale la pena recorrer y los tenés acá, no es necesario irte a las antípodas del mundo. A un salto. Y sobre todo interactuar con la gente, de diferentes lugares y viendo que en este inmenso país se recorrer muchas latitudes, idiosincrasias muy diferentes, condiciones climáticas distintas. Era para mí personalmente un lindo desafío, el poder transmitir para nosotros y la región lo que sucede en el país. Esos destinos que vale la pena conocer y llevar a muchos hogares rincones escondidos de la Argentina.

 

Te dicen “Iván, vas a hacer el último viaje de tu vida”. ¿A dónde vas?

IDP: No, olvidate, es imposible. Siempre me han preguntado sobre lugares favoritos, y para mí es imposible. Porque al establecer lazos afectivos con muchos lugares, con personas, que recorrí en más de dos décadas que estoy viajando, dejo afuera a un montón de lugares y personas que han hecho de esos lugares experiencias únicas. Que me abrieron las puertas de sus casas, y me mostraron sus culturas. Es como muy difícil decir un destino… Ya en mi mente empieza una pelea de imágenes, experiencias y lugares que sería muy difícil.

 

Tres cosas que no podés olvidarte de llevar en un viaje.

IDP: El pasaporte (risas). Pero más allá delas cosas físicas, diría el respeto, la curiosidad y las ganas de aprender, absolutamente. Y en término de cosas materiales, diría ropa: algo cómodo. Mi experiencia dicta que por más que te vayas a Siberia, 80º bajo cero, siempre te lleves un traje de baño – no me preguntes por qué -. Siempre me llevo libros, para mí la lectura y los viajes van de la mano de una manera única. Y hoy la tecnología te permite tener un registro casi continuo de lo que estás haciendo, pero es muy importante acordarse personalmente de los estímulos que estás recibiendo.