Griffith y El Nacimiento de una Nación

David W. Griffith nació en un pueblo rural de Kentucky, EEUU, en el seno de una típica familia sureña: granjeros, militares, protestantes y confederados. Justamente su padre fue coronel del ejército comandado por el General Lee durante la Guerra Civil y finalizada la contienda, legislador por su Estado. Cuando David tenía 10 años su padre murió y la familia empezó a mudarse de un lado a otro y por problemas económicos el joven tuvo que empezar a trabajar, de lo que conseguía al principio, y luego, como era una persona expresiva y amante de las artes, comenzó a escribir obras y a presentarse como actor, actividades que no le reportaron ningún éxito pero le permitieron sobrevivir. Haber nacido en el sur esclavista y racista, de padre militar, confederado y conservador forjó la ideología de supremacía blanca de Griffith, que más adelante veremos plasmada en su famosa película. Pero no nos adelantemos… continuemos con su historia.


Por Rodrigo Álvarez

En el episodio anterior les habíamos contado que durante su estadía en Nueva York, Griffith había intentado venderle un guion suyo a Edwin Porter. Al director no le gustó, lo rechazó, pero le dio trabajo como actor en el Estudio. Esa fue la entrada de Griffith al mundo del cine. Comenzó como extra, se pasó de la Edison a la Biograph y fue haciéndose amigos en el ambiente. Uno de ellos fue un cameraman que le enseñó los trucos y “secretos” de las filmaciones. Esa experiencia le sirvió para hacerse cargo de la dirección de una película cuando de casualidad le llegó la oportunidad: Wallace McCutcheon, el principal director que tenía Biograph, se reportó enfermo a la producción de una película. Su hijo, McCutcheon Jr., quién tomó las riendas del proyecto, no logró convencer a los directivos del Estudio y el puesto le fue ofrecido a nuestro amigo kentuckiano, quien andaba revoloteando siempre por el Estudio con un serrucho en la mano. Griffith no defraudó, la película (Las Aventuras de Dollie, 1908) funcionó y los ejecutivos quedaron contentos con él.

En 1910 a Griffith le fue asignada la primera película del estudio filmada en Hollywood: In Old California (un melodrama de la era mexicana en California), de 17 minutos. Griffith entonces se mudó con la producción a Los Ángeles y se instaló en la ciudad para su nuevo trabajo. Sin embargo la Biograph, que no veía para dónde iba el negocio, no tenía fe en los largometrajes (decía que las películas largas podían hacer doler los ojos a los espectadores). Esta política no le permitió a Griffith desarrollarse y no le quedó otra que abandonar la empresa. Decidió entonces quedarse en Los Ángeles, mantuvo con un contrato a su grupo de actores, se asoció con otro productor y fundó su propia compañía: Reliance-Majestic Studios, desde la cual lanzaría su propia película independiente.

 

El Nacimiento de una Nación

1915 fue un año clave en la Historia del Cine porque es cuando se estrena la obra cumbre de Griffith, El Nacimiento de una Nación. Obviamente muda, y de tres horas de duración, la película llamada originalmente The Clansmen (Los hombres del “clan”) está basada en dos novelas de Thomas Dixon (The Clansmen y The Leopard´s Spots) y cuenta la historia de dos familias, una del norte y otra del sur, durante la Guerra de Secesión. Además de lo técnico y las innovaciones narrativas de las que hablaremos más adelante, el film levantó polémica porque mostraba una supuesta amenaza de la raza negra y justificaba la creación del KKK. Griffith describió al sur esclavista como benevolente y a la población negra como vaga y violenta, integrada por ladrones y violadores. Por supuesto que esto no cayó muy bien en una gran parte de la población estadounidense y fue utilizado tanto por la derecha, el Ku Klux Klan y dirigentes blancos conservadores como justificativo para continuar con la segregación y la violencia hacia la comunidad negra, como por políticos del norte, grupos activistas y la población afroamericana para hacer más fuertes sus reclamos de igualdad y respeto. 

¿Por qué entonces una película racista, que provocó disturbios en la principales ciudades de Estados Unidos, que hizo que grupos de blancos se sientan con derecho a atacar a la comunidad afroamericana, que hasta fue prohibida en algunos estados y que casi genera una crisis social, fue tan importante para la industria, es considerada una obra maestra y es una piedra fundamental en la historia del cine?

«Hasta 1915, fecha en la cual Griffith terminó su epopeya, el público no había conocido más que filmes pequeños de uno o dos rollos. Fue necesaria The Birth of a Nation para convencer al mundo de que Hollywood había llegado a la madurez. La opinión pública se desembarazó de la idea difundida hasta entonces de que el cine era tan solo un arte menor de diversión, un vástago ilegítimo del teatro», escribió Raoul Walsh (actor que interpreta al asesino de Lincoln en la película y que luego sería director de cine) en su libro “Medio siglo de Hollywood”.

Con El nacimiento de una Nación el cine comienza una nueva era, que pasa de los garabatos de los pioneros a adquirir técnicas y lenguaje propios. Es la primera película que utiliza una narración compleja y cuenta una historia de manera coherente utilizando todas las técnicas de la época y componiendo un lenguaje cinematográfico completo. En los 190 minutos de duración del film, Griffith establece los fundamentos de la narrativa cinematográfica y la tensión dramática, y lleva al montaje (cross-cutting) popularizado por Porter a un rol principal para convertirlo en la base y sustento de la narración. En la película Griffith cuenta dos historias a la vez de una manera nunca antes vista y se vale del montaje paralelo para hacer que el film fluya, la acción no se detenga y el público pueda seguir ambas tramas. El mérito es hacer por primera vez que ese montaje pase desapercibido, sea “invisible” y cuyo objetivo es que la narración avance de manera lógica sin que las acciones pierdan continuidad. Algo que para nosotros, que tenemos incorporado casi de nacimiento y por ende nos parece de lo más normal, resultó completamente novedoso. Además, El Nacimiento de una Nación reúne, como decíamos, todas las técnicas y recursos descubiertos hasta la época con el objetivo de “narrar”: flashbacks, planos detalle, close-ups, diferentes ángulos, intercalados de planos cortos y generales, travelling, panorámicas, etc, etc .

La película resultó emotiva, entretenida, interesante y vibrante. Fue el primer film en proyectarse en la Casa Blanca (con Wilson como presidente) y a la vez prohibida en grandes ciudades como Chicago o la misma Los Ángeles. Griffith no pudo despegarse de la polémica que levantó su obra, como dijimos antes, por su defensa y justificación al KKK y una reivindicación de las ideologías de supremacía blanca. Sin embargo la película fue un éxito a nivel nacional y muchos la consideran el primer blockbuster de la historia (término nacido en los 70s con Tiburón para referirse a los “tanques” que la industria estrena en los veranos, con mucha producción y casi el mismo presupuesto en publicidad. Mucho más adelante hablaremos de ellos).

No voy a obligar a nadie a ver una película muda de más de tres horas, pero sí estaría bueno que le den un vistazo al menos a los 30 minutos iniciales y si luego no les interesa, que avancen y vean fragmentos para identificar las características mencionadas y cómo Griffith utilizó los recursos de la época para narrar estas historias. La pueden ver completa y en muy buena calidad en YouTube.

En un intento por redimirse (?) o pedir perdón, Griffith produjo al año siguiente otra épica de 175 minutos llamada Intolerance. Se trató de una superproducción como nunca antes vista: cuatro historias de diferentes épocas contadas en paralelo con monstruosos escenarios, miles de extras y complejos y carísimos vestuarios. Humanista y pacifista pero también impredecible y sorprendente para la época, Intolerance resultó un fracaso. Europa había entrado en la Gran Guerra y los ánimos no eran los mejores. La gente no estaba preparada para ver grandes reflexiones en la pantalla ni menos una película pacifista. Pero principalmente Intolerance tenía una estructura demasiado compleja para entonces, resultó un film avanzado y profundo para un público que buscaba evadirse. Griffith, que había invertido todo su capital y más en este film, terminó inundado de deudas y casi en bancarrota…

El film también está completo en YouTube y lo pueden ver en muy buena calidad aquí:

(Recuerden que ambas películas, y como todos los films de la época, no tenían sonido. La música que se escucha en los videos que vemos hoy en día fue puesta mucho después para reediciones y para que a nosotros, acostumbrados a otro cine, no nos resulte tan pesado disfrutarlas. A principios de siglo y hasta la década del 30 con la incorporación del sonido, las películas mudas eran acompañadas por un pianista que musicalizaba en vivo las proyecciones)

Ya en la ruina, en 1917 Griffith pasó a Paramount Pictures, donde nunca pudo repetir el éxito ni comercial ni artístico de sus dos films más famosos y en 1919 arrancó un nuevo proyecto que le permitió seguir haciendo películas. Se trató de United Artists, Estudio que fundó junto a sus amigos Charlie Chapin, Douglas Fairbanks y Mary Pickford, pero eso es otra historia que veremos más adelante.

Con Griffith la industria del cine, Hollywood, comenzó a sentirse más segura de sí misma y definió su rumbo hacia el entretenimiento y la producción de espectáculos visuales con el objetivo principal de hacer dinero pero sin dejar de lado su origen como arte ni perder el aporte creativo de sus protagonistas.

Continuará…