El principio del fin

De los co-creadores Ryan Murphy y Brad Falchuk, el jueves 13 de septiembre a las 22.00 horas FX presenta en América Latina American Horror Story: Apocalipsis, la octava entrega de la innovadora y exitosa serie de antología. Compuesta por 10 episodios de 1 hora, Apocalypse es el crossover largamente esperado entre Murder House y Coven, la primera y tercera temporada del show, respectivamente. Vimos el primer episodio de esta temporada y acá te lo contamos.


Por Rodrigo Vega

“La historia comienza con el fin del mundo y luego comienza nuestro mundo”, afirmó el productor ejecutivo Alexis Martin Woodall sobre Apocalypse. Agregando que la historia de la octava entrega de la serie de antología de Ryan Murphy “comienza en el mundo real, en un lugar muy tangible y es un pánico familiar”.

LEÉ ACÁ CUÁL ES LA MEJOR TEMPORADA DE AHS

 

Aún recuerdo el primer episodio de Roanoke, la sexta temporada de American Horror Story. Recuerdo mi entusiasmo al verlo, el temor en la escena del jacuzzi en la noche y la perplejidad con la lluvia de dientes. También recuerdo el primer episodio de Hotel, la pareja desnuda con la mujer muerta sentada sobre su amante y el vivo pero sin ojos ni lengua, con una erección pegada con un adhesivo industrial a su pareja muerta y el policía diciendo que debían cortar ahí abajo para liberarlo. Luego Lady Gaga y su impecable novio se vestían y drogaban como suponemos que ella hace antes de salir en sus mejores noches y encantaban una pareja en un cine al aire libre para llevarlos a la suite de la vampiro y asesinarlos bañándose en sangre. Puedo enumerar los primeros episodios de todas las temporadas que han valido la pena. Eso significa que de Cult, no recuerdo nada. Realmente nada de su primer episodio. Y de Freakshow, apenas Elsa Mars cantando un cover de Bowie. Y un adorable payaso deforme, asesinando gente.

Todo este preámbulo objetivo es para decir que Apocalypse nos ha traído un episodio memorable. La serie vuelve a su mejor forma. Y no podríamos esperar menos de una temporada que unirá Murder House, la primera y revolucionaria temporada de la serie; con Coven, la tercera e híper popular en redes sociales. AHS sirve para recordarnos cuantas sutilezas puede tener el terror. Y también cuanta creatividad se puede expresar con un simple plato de estofado, un hueso y un diente.

ATENCIÓN QUE PUEDEN ENCONTRAR SPOILERS

El episodio “The End” comienza con un ¡BANG! El fin del mundo a causa de bombardeos nucleares en todas las capitales y ciudades importantes del planeta. Varios personajes, Coco (Leslie Grossman), su asistente Mallory (Billie Lourd), su peluquero Mr Galant (Evan Peters) y la glamorosa abuela Evie Gallant (Joan Collins) escapan del apocalipsis en un avión privado para dirigirse a un refugio. No solo los ricos están contemplados aquí, también hay una clase de elegidos por sus genes perfectos, dos adolescentes que serán en principio la parte tierna de la historia.

En pocos minutos el fin del mundo como lo conocemos pasa por el filtro de los brillantes créditos de la serie para sumirnos en oscuridad y desamparo. Ejecuciones en el desolado y tóxico jardín delantero. Luces tenues y tortura psicológica. Hambre y reglas estrictas. Tensiones entre los sobrevivientes y ropa de época como código de vestimenta. Y en el centro de esto Whillemina Venable (Sarah Paulson) directora del refugio con su mano derecha Miriam Mead (Kathy Bates). Ambas de una crueldad absoluta, nos llevan de la mano por las penumbras de sus dominios.

Luego pasa a una escena de desnudo gratuito de Evan Peters, el niño prodigio de AHS. Que termina en la muerte de un personaje simplemente porque a las directoras del refugio no les caía bien. Pensaríamos que eso sería lo peor que estas dos sádicas le harían al personaje, pero servirlo en estofado para los demás sobrevivientes, sin duda superó las expectativas. Y esto es solo el primer episodio.

Felicitaciones a Ryan Murphy y Brad Falchuk. Se han reinventado sin usar Murder House ni Coven. Pero no desesperen, esos personajes están llegando. El mismísimo Michael Langdon, niño nacido de un fantasma y una mujer viva, en Murder House, llega al final del episodio para dejarnos con la certeza de que el horror apenas comienza.