En la boca del lobo

TÍTULO ORIGINAL: Escaping The Madhouse: The Nellie Bly Story
AÑO: 2019
PAÍS: EE.UU.
DIRECCIÓN: Karen Moncrieff
GUION: Helen Childress
ELENCO: Christina Ricci, Judith Light, Josh Bowman, Anja Savcic.
PRODUCCIÓN: Jonathan Baruch, David Sigal, Michael Tive.
FOTOGRAFÍA: Luc Montpellier
MÚSICA: Mario Grigorov

Nellie Bly no recuerda quién es ni porqué ella está encerrada en un manicomio. Con la ayuda de un joven doctor y a pesar de todo el maltrato de una terrible enfermera, Nellie comienza a recordar… pero sus recuerdos pueden ponerla en un peligro aún mayor.


Por Javier Puma

La salud mental es un tema sensible que aún hoy es debatido una y otra vez por la medicina. Hombres y mujeres que se salen de los parámetros de la “normalidad”, y que pueden a llegar a ser peligrosos para otros así como para sí mismos. Sin embargo, el tratamiento de estas enfermedades allá por el siglo XIX no era tan comprensivo como el que tenemos en la actualidad. Y fue sólo mediante la denuncia de una mujer valiente que las cosas pudieron cambiar.

Atrapada en el manicomio: La historia de Nellie Bly narra las peripecias de Nellie (Christina Ricci) durante los diez días que dura su cautiverio en la infame institución mental de la isla de Blackwell, en la ciudad de Nueva York. En un comienzo, ella no logra recordar ni su identidad ni las razones que la llevaron a estar encerrada en ese lugar. Pero ese es el menor de sus problemas ya que las autoridades de la institución, representadas en la forma de la cruel enfermera Matron Grady (Judith Light), acostumbran a someter a sus pacientes a tortuosos y agónicos tratamientos para “curarlos”. Su intento de supervivencia se convierte en una lucha no sólo sus derechos sino por el de todas sus compañeras que deben padecer ese calvario.

La historia está basada en la vida real de Nellie Bly, una de las periodistas americanas más famosas y pioneras del periodismo de investigación. A medida que vemos la película comprendemos que fue su propia decisión la de infiltrarse en ese hospital y sufrir en carne propia las técnicas curativas para poder así contar lo sucedido en nombre de los que no tenían voz. Una personalidad valerosa y decidida que logra ser retratada con justicia por Christina Ricci, con una mezcla de fuerza y debilidad que prueban su talento frente a la cámara. Es en base a su actuación y la de la terrorífica Judith Light como su celadora, que la película logra ser un entretenimiento más que aceptable. El resto del apartado técnico es simplemente correcto y funcional, sin levantar especial vuelo en ninguna de sus áreas; ni siquiera con su vano intento de emular una estética gótica.

El resultado es una película sin muchas sutilezas, cuya mayor victoria es dar el mérito que merece al acto heroico de un ícono feminista adelantado a su época.

Atrapada en el manicomio: La historia de Nellie Bly estrena este miércoles 23 de enero a las 23.00 horas por Lifetime.