Rebelión en la casa

TÍTULO: Annabelle 3
TÍTULO ORIGINAL: Annabelle Comes Home
DIRECCIÓN: Gary Dauberman.
ELENCO: Mackenna Grace, Vera Farmiga, Patrick Wilson .
ELENCO SECUNDARIO: Madison Iseman, Katie Sarife.
GUION: Gary Dauberman.
FOTOGRAFÍA: Michael Burgess.
MÚSICA: Joseph Bishara.
PRODUCCIÓN: James Wan.
GÉNERO: Terror.
ORIGEN: Estados Unidos.

Tercera entrega de Annabelle. En esta oportunidad los famosos demonólogos Ed y Lorraine Warren deciden llevar a la diabólica muñeca a su cada y aislarla en una de las habitaciones destinada para tal fin en su hogar.

Cuando Judy, la hija de los Warren invita a sus amigas a dormir a casa, una de ellas decide no hacer caso a las reglas de la casa y entra en la habitación despertando a Annabelle y los demás espíritus malignos que se encuentran en el cuarto.


Por Gonzalo Schiffer

Anabelle ha resultado ser uno de las “figuras” más representativas del universo de El Conjuro, llamando la atención de los fanáticos del género de terror en la primer película de los Warren, donde se nos se presentaba en la intro del film un caso donde la muñeca demoníaca hizo de las suyas. A partir de esta curiosidad que generó la creepy muñeca, que me pregunto a mí mismo cómo alguien podría tener tan mal gusto de obsequiarla a un niño, nació un submundo, desde su creación a los acontecimientos que llevaron a la encarnación del demonio y el mal en el interior de la muñeca, concretado este camino en dos primeros films: una fallida primera Annabelle (Anabelle, 2014) y una precuela con una mejora notable en su narrativa, Annabelle 2: la creación (Anabelle the creation, 2017).

Este año nos ha llegado una tercer entrega, Ananbelle vuelve a casa (Annabelle Coming Home, 2019) dirigida por Gary Dauberman. Podríamos coincidir y anticipar que la película cumple con los estándares del género de terror, principalmente de los recursos que James Wan supo darle a El Conjuro, replicándolo otros directores en sus trabajos. Tenemos la presencia de los clásicos Jump Scares, los fuera de campo sonoros para sugerir, los contrastes de luz y los rincones oscuros donde sospechamos que algo se esconde, el humor para ablandar el drama, en este caso adolescente de la inocencia del primer enamoramiento y de travesuras, y personajes débiles e indefensos frente a agrandes amenazas sobrenaturales terroríficas. Todos estos y otros factores del género están presentes, y logran darle el toque para que sea entretenida y se disfrute con temor a saltar de la silla, pero Annabelle vuelve a casa queda reducida a un simple entretenimiento que no le llega ni a los talones en la construcción cinematográfica que David F Sandberg supo darle a Annabelle 2. La diferencia de calidad técnica y narrativa es notoria, e incluso según mi parecer es un retroceso, lo que Annabelle 2 supo darnos fue una coherencia en la trama, en cómo se desencadenan los hechos que desatan la presencia del mal a través de Annabelle con una edición y ritmo dinámico muy apreciable, y en Annabelle 3 parece que vamos por el mismo camino emocionados por una espectacular intro, nos encaminamos en una ruta de terror apasionante pero lamentablemente termina siendo todo lo contrario.

El camino hacia el terror que se vendrá es muy lento en la edición y muy forzado y hasta torpe termina siendo la forma en el que el conflicto y amenaza diabólica surge, con una excusa de una subtrama dramática que si bien termina siendo emotiva, no deja de ser un plot metido a fuerza para liberar espíritus por doquier y poner en peligro a las tres protagonistas, personajes que no llegan a tener el mismo desarrollo y personificación literaria en el guion y actuación que si supo manejarse muy bien en Annabelle 2.

Obviamente que el susto, miedo, ya no esta tan ligado a la figura física de la muñeca, porque ya la conocemos de hace rato, sino más bien el miedo depende más de lo que puede despertar a sus alrededores, el ambiente maléfico y siniestro que genera su presencia, y en este sentido con la publicidad y trailers que conocimos de Annabelle 3, podíamos intuir que nada podría marchar mal, con la presencia de los Warren, y el agregado de que la acción transcurría en su casa donde guardan en un cuarto todos los objetos poseídos y expedientes de sus investigaciones, con tres jóvenes chicas habitando la casa, una menor incluida, con capacidad de ver fantasmas de difuntos, Judy hija única de los famosos demonólogos, pero la historia carece de sustancia en su lógica y verosímil. No son creíbles mucha decisiones y acciones de los personajes, y es imposible dejar de lado para el análisis la película previa de David F Sandberg, condiciona y nos exige pedir un salto de calidad de una cinta a la otra. Lo que si podemos afirmar es que Annabelle 3 está lejos de ser la bazofia que resulto ser la primer película.

El punto más alto y atrapante de esta tercer entrega de Annabelle, esta sin dudas en el clímax, con unos Jump Scares siniestros e impredecibles acompañados de un gran juego de cámaras e iluminación. Se aprovecha muy bien el cuarto o museo donde la pareja Warren guarda sus preciadas capturas malignas, y en ese sentido nos introducen nuevos espectros e historias con la intención de venderlas en futuras películas, clásica maniobra reiterada de marketing de crossover y expansión de universo.