9 de febrero de 2023

La sesión continúa

El psicoterapeuta Alan Strauss (Steve Carell) se encuentra prisionero en una habitación tras conocer al enigmático paciente Sam Fortner (Domhnall Glesson). El joven le hará saber sobre sus impulsos asesinos, y el profesional deberá tratarlo para evitar más muertes, incluida la de él.


Por Ignacio Pedraza

El doctor Strauss (Steve Carell) no reconoce el cuarto en el que despierta, y cuando intenta caminar se da cuenta que solamente puede dar un par de pasos, ya que está encadenado. Previo al grito desolador del psicoterapeuta, El paciente (The Patient, 2022) nos arrastra a los días anteriores al encierro de Alan y cómo va llevando su día a día tras la muerte de su esposa Beth (Laura Niemi), incluido el arribo del misterioso “Greg” (Domhnall Glesson), su nuevo paciente que no es quien dice ser, ya que fue quien lo secuestró para tratar sus impulsos asesinos.

La terapia alternativa ofrecida por Sam –verdadero nombre del “asesino desconocido” catalogado por los medios y la policía- nos dejará en la serie creada por Joel Fields y Joe Weisberg la íntima –e insegura- relación entre los dos protagonistas a través de sesiones poco frecuentes para indagar en las causas de los estímulos homicidas de Fortner.

La serie –que cuenta en la lista de directores con nombres como Chris Long, Gwyneth HorderPayton y Kevin Bray– no solo se basa en el aspecto terapéutico, pero sí de cierta manera a través de un filtro psicológico. La religión, las relaciones familiares y responsabilidades afectivas se sitúan en la superficie, con la lógica propia de la trama, para ser abordado durante los diez capítulos que en promedio duran un puñado de más de veinte minutos –a excepción de dos episodios- que promueven su consumo casi maratónico.

Dentro de las temáticas nombradas anteriormente, el judaísmo y lo ortodoxo –junto al encierro- toman preponderancia por momentos al ser problematizada en referencias un tanto llamativas. Es que lo mental también se trasluce en las formas en que los creadores de The Americans (2013) llevan adelante la trama, ya que si bien el 90% sucede en una sola locación a través de flashbacks o quimeras, conocemos más de los personajes, tanto sus sueños, pesadillas y culpas. El aspecto técnico apoya dichas construcciones, con diferentes tomas, una fotografía un tanto apagada y la musicalización que alterna entre lo propio del género de suspenso y música country funcional a las características de –por lo menos uno- sus personajes.


La dupla protagónica se lleva todos los laureles al representar de manera propicia el complejo mundo que los aborda. Cae como anillo al dedo las peculiaridades de cada uno ya que si bien se los ha visto dominando el drama en ocasiones anteriores, consolidan una interpretación sin caer en exageraciones –manteniéndose al margen Carell– que los puede dejar bien posicionados en temporadas de premios y críticas. Asimismo, los acompaña un puñado corto de secundarios, donde sobresalen Candace (Linda Emond), Ezra (Andrew Leeds) y Charlie (David Alan Grier).

Más allá de manejarse por el borde de caer en mesetas, El paciente, la nueva serie estrenada en Star+, es dinámica y logra llevar adelante los momentos de suspenso para generar una historia atrapante y realmente desgarradora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial