15 de abril de 2024

Todavía queda mucho por explorar

La familia Spengler regresa al lugar donde empezó todo -el icónico cuartel de bomberos de Nueva York- para formar equipo con los Ghostbusters originales, que han desarrollado un laboratorio de investigación ultrasecreto para llevar la caza de fantasmas al siguiente nivel.


Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

Por Gastón Dufour

Leer un texto escrito por uno mismo hace un tiempo es una mirada al pasado que puede traer algo de lo que fuimos alguna vez. Valga la autoreferencia que sigue para contar que elegí recordar cuál había sido mi opinión de Ghostbusters: Afterlife (2022) antes de comenzar mi reseña de la película que se estrena mañana, y que no es otra que Ghostbusters: Apocalipsis fantasma.

Me preguntaba, por ese entonces, dos cosas. La primera es ¿qué tan amargada tiene que ser una persona que deteste todo lo relacionado con los 80 y despotrique contra ello todo el tiempo? Y la segunda es: ¿hay chances reales de lograr con éxito el regreso de una historia como la creada por Dan Aykroyd y Harold Ramis, ambientada en una época tan diferente?

Las cuestiones de homenaje y respeto pueden ser obvias considerando que la continuidad de la saga de películas (para muchos, inesperadas, luego del choque de la Ferrari de 2014) se mantienen en familia, puesto que Jason Reitman continúa controlando las derivaciones de la historia original, si bien en este caso cedió el timón a Gil Kenan, coguionista del film anterior.

Pero el respeto sentido, el reconocimiento y aún más, el recuerdo divertido con referencias varias al pasado que, casi accidentalmente, construyó una historia difícil de igualar (y que hoy no podría filmarse en esas condiciones de intrepidez logística y hasta de cierta improvisación) no alcanzan si no se le adicionan condiciones superiores que generen un film que considere al espectador. Porque nada más con el fanservice y la nostalgia no alcanza.


Y es así que luego de la incursión ciertamente arriesgada que significó retomar la historia, sirvió además para despedirse de Egon Spengler (Harold Ramis) con los honores correspondientes. La idea del guion de la secuela directa de la última película de los aventureros estrenada en 1989 construyó la dinastía del querido personaje incorporando a su hija (Carrie Coon en el papel de Callie Spengler) y sus retoños Finn Wolfhard y Mckenna Grace como Trevor y Phoebe Spengler.

A este grupo, y al clásico equipo integrado por Bill Murray como Dr. Peter Venkman; Dan Aykroyd como Dr. Raymond «Ray» Stantz; Ernie Hudson como Dr. Winston Zeddemore y Annie Potts como Janine Melnitz se suman nuevos personajes (y la invitación a Paul Rudd en el papel de Gary Grooberson en Afterlife no pudo ser mejor). A este nuevo film llegan Kumail Nanjiani, Patton Oswalt, James Acaster y Emily Alyn Lind.

Juntos logran el balance perfecto y es claro que el trabajo de descripción de cada uno y el despliegue y el desarrollo de los tiempos de conflicto se adecuan a lo que se esperaba en esta entrega que, se supone, sería la última. Si deciden que continuar vale la pena, solamente Sony (Columbia Pictures) y Jason Reitman lo saben.

Los guiños están a la orden del día (sin spoilear y sin soplar) y los fans de Ghostbusters tanto como los seguidores de la carrera de Reitman padre, por supuesto, estarán más que conformes.



TÍTULO: Ghostbusters: Apocalipsis Fantasma
TÍTULO ORIGINAL: Ghostbusters: Frozen Empire
TÍTULO ALTERNATIVO: Ghostbusters 2
DIRECCIÓN: Gil Kenan.
ELENCO: Finn Wolfhard, Mckenna Grace, Miko Hughes, Logan Kim, Celeste O’Connor, Carrie Coon, Paul Rudd, Ernie Hudson y William Atherton.
GÉNERO: Ciencia Ficción. Aventuras.
ORIGEN: Estados Unidos.

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial