15 de abril de 2024

Los perdedores se despiden del UCM

La querida banda de los Guardianes se instala en Knowhere. Pero sus vidas no tardan en verse alteradas por los ecos del turbulento pasado de Rocket. Peter Quill, aún conmocionado por la pérdida de Gamora, debe reunir a su equipo en una peligrosa misión para salvar la vida de Rocket, una misión que, si no se completa con éxito, podría muy posiblemente conducir al final de los Guardianes tal y como los conocemos.


Invitame un café en cafecito.app

Por Tiago Di Pasquale

Los Guardianes de la Galaxia son los perdedores más grandes del UCM. Gracias a James Gunn y su equipo hemos conocido y encariñado con un grupo disfuncional muy poco (o nada) conocido en los cómics, que pasó de ser una apuesta arriesgada de Marvel a una de sus franquicias más queridas, una familia para las desventuras cósmicas más extravagantes. Luego de haber hecho equipo con los héroes más poderosos de la Tierra, el plan era que Guardianes 3 abriera la Fase 4, disparando una nueva era para la Marvel cósmica supervisada por Gunn, pero su desafortunado despido por una controversia ridícula, su paso por DC (que lo llevó a convertirse en el “Kevin Feige” de su nuevo universo cinematográfico) y eventual recontratación interrumpió esos planes. Ahora Guardianes de la Galaxia Vol. 3 es la segunda película de la Fase 5. Luego de una decepcionante Ant-Man 3, quizás la tarea más importante es llegar a demostrar que el UCM aún tiene mucho que ofrecer. Entonces ¿cómo estuvo la película?

La siguiente reseña contiene SPOILERS.
Guardianes de la Galaxia Vol. 3
es una película que resalta sobre el resto de la Saga Multiversal, similar a algo como Eternals o, en menor medida, Doctor Strange: En el universo de la locura. Está para que el director sea el amo y señor de la producción, sin influenciarse por el tono o, a veces, canon del UCM. De estas tres, Guardianes 3 es la que mejor lo consigue, Gunn conoce a los personajes y a los fanáticos de los mismos, y sirve una conclusión agridulce a la historia. Cualquier fanático que haya perdido la fe en el UCM puede ver esta película y recuperar la esperanza en las posibilidades que Marvel Studios tiene para ofrecer. Eso sí, no es perfecta, y para explicarlo hay que entrar en detalles. Esta es la historia de Rocket Racoon, irónico considerando que está inconsciente más de la mitad de la película. Conocemos su pasado, sus traumas, sus primeros amigos y a su creador, el Alto Evolucionador de Chukwudi Iwuji. Todo para prepararnos para lo que prometía ser su final, pero realmente estamos frente al renacimiento de Rocket, asumiendo su origen como un simple mapache y convirtiéndose, ahora definitivamente, en el protagonista de la franquicia. Los mejores momentos, los que llegan a corazón, son los protagonizados por este personaje, momentos que creíamos eran para que la despedida doliera más, pero al final era todo lo contrario.


Después está Star-Lord, el personaje que fue nuestro punto de vista para el cosmos del UCM. En cierto modo lo vemos más maduro tras haber perdido tanto, es más transparente con sus emociones, recorriendo el universo para poder salvar a su amigo. Él era otro gran candidato para estirar la pata, pero en su lugar, como un buen forajido, vuelve a su hogar en su Tierra, con su abuelo, para quizás tener paz y dejar de ser un perdedor. La misma Marvel nos prometió que va a volver, quizás rete a Kang a un concurso de baile o sea otra cruzada cósmica la marque su fin, ahora definitivamente. El resto de los Guardianes, Drax, Nebula, Mantis y Groot quizás no resalten individualmente, pero en dúos o como parte del equipo son esenciales. Repasando las quínelas, Drax el Destructor tenía todas las fichas para morir por o junto a sus amigos, pero tampoco, sino que, junto a Nebula, buscarán romper el círculo de dolor y tristeza que en su momento los motivo y construir una civilización con amor y metáforas. Mantis tiene un destino incierto, lo que es un poco extraño. Fácilmente pudo quedarse en el nuevo equipo de Guardianes, con sus poderes empáticos y linaje mitad celestial, habría sido muy útil en el futuro del UCM, o incluso pudo viajar a la Tierra con Peter para conocer a su familia: después de tantas catástrofes cósmicas, una chica insecto no sería muy raro. Esperemos ver a la Madonna Celestial devuelta pronto.

El Alto Evolucionador fue definido como “el villano del UCM que es más fácil odiar” y con mucha razón. Pero es esa clase de odio que termina en amor por la interpretación de Chukwudi Iwuji, es un científico loco, pero uno que además es muy poderoso y tiene un complejo de dios, lo que lo hace un villano despiadado. Un momento que rechina un poco es cuando Nebula dice “Esto es peor que lo que Thanos me hacía”. No era necesaria la comparación, pero cuando uno lo piensa te muestra la diferencia entre ambos villanos: Thanos tortura, conquista y chasquea los dedos porque cree que el fin justifica los medios. En su cabeza retorcida es un altruista, cuando el Alto Evolucionador tortura es para que las cosas estén como él quiere, un estándar cada vez más grande e imposible, el mismo es su propio limite, y no dejan claro si está al tanto de eso o no. Con Ronan y Ego, Gunn demostró como se puede dar una derrota satisfactoria a un villano, y el Alto Evolucionador es derrotado dos veces, por el joven Rocket y por el trabajo en equipo de los Guardianes. Un cierre perfecto para alguien que buscaba la perfección, pero viendo que una de las variantes de Kang tiene un curioso parecido con el personaje, quizás su presencia se siga sintiendo en la Fase 6.


Quizás una de las cosas en contra de esta película es, justamente, ser parte de una saga, teniendo que resolver algunas tramas dejadas incluso por las precuelas. Gamora es una parte importante de los Guardianes, pero su papel en el Volumen 3 no termina de encajar bien, su presencia parece deberse más a que la dejaron viva al final de Avengers: Endgame (2019) a que James Gunn necesitara tener a Gamora en el cierre de la trilogía. Obviamente si Avengers: Infinity War (2018) y Endgame no hubiesen pasado estaría ahí, pero con el cierre que tuvo en la tercera parte, su presencia se siente algo forzada. A eso súmenle la presencia de los Devastadores, liderados por el Stakar de Sylvester Stallone, más que nada un cameo a la mitad de la película para recordarnos su existencia y que ni siquiera ayudan en la batalla final para tener a las dos generaciones de Guardianes reunidas. Luego está el Adam Warlock de Will Poulter, un personaje que trae un humor no intencional muy bienvenido (la mejor comparación es con el Príncipe Encantador de Shrek 2 de 2004), pero que es fácil olvidarse que está en la película. Warlock en los cómics tiene un papel importante en la historia que fue adaptada en Infinity War y Endgame, por lo que su presencia en la Saga del Multiverso queda muy incómoda. Por suerte el personaje esta recién introducido, y con un actor tan joven y carismático como Poulter, ni el cielo es el límite para el mesías espacial.

Habrán notado que no hay muchas muertes, ningún Guardian se despide de sus compañeros para ir al otro lado. Con una promoción tan solemne, recibimos una película que termina con nuestros personajes bailando y sonriendo, listos para encarar una nueva etapa en sus vidas, y con la pregunta «¿qué sigue?». Varios actores ya comentaron que esta era su última película en Marvel, y si bien está la opción ¿De qué serviría contratar nuevos actores para solo hacer imitaciones? Quizás Gunn le hizo una última broma a Marvel antes de irse a DC: dejar las tramas abiertas para que otro tonto deba cerrarlas, o tal vez, solo tal vez, este sí es el final. La Saga del Multiverso nos está mostrando como gente que nunca creímos volver a ver están dispuestos: Tobey Maguire otra vez se puso su traje de Spider-Man, Hugh Jackman otra vez va a sacar las garras de Wolverine. Siempre hay algún vacío por el que nuestros personajes favoritos pueden volver, pero ¿deberían? ¿Por qué la muerte debe ser la única salida del actor? (y a veces ni eso). En la era de los regresos, quizás está bien que este sea el capítulo final, al menos de algunos Guardianes. No es un final perfecto, pero sí es satisfactorio. Gracias James Gunn por darle una victoria a estos perdedores.


Invitame un café en cafecito.app


About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial