15 de abril de 2024

La criatura que llevamos dentro

JAMES Y EM FOSTER DISFRUTAN DE UNAS VACACIONES EN LA PLAYA CON TODO INCLUIDO EN LA ISLA FICTICIA DE LA TOLQA, CUANDO UN ACCIDENTE FATAL EXPONE LA SUBCULTURA PERVERSA DEL TURISMO HEDONISTA, LA VIOLENCIA IMPRUDENTE Y LOS HORRORES SURREALISTAS DEL RESORT.


Invitame un café en cafecito.app

Por Agustín Boero

Estrenada en el festival de Sundance hace unas semanas, lo nuevo de Brandon Cronenberg, hijo del mítico David, sigue por el mismo camino que inició su debut en el 2014 con AntiViral y en 2020 con Possessor, ahora con un costado algo más crítico y pensativo.

La historia comienza con una pareja elitista de vacaciones en un resort a puro lujo situado en un país pobre y marginal, esto ya deja que pensar pues las actitudes del matrimonio son lo que se llamarían «obvias» para la gente de ese status social. Él es un escritor mediocre y ella solo tiene dinero heredado. Lo que prosigue en el relato es que conocen a una mujer (Mia Goth) y su esposo la cual afirma ser admiradora de su trabajo; cenan, bailan, forman una amistad y salen de camping por la zona aún sabiendo que el territorio fuera del resort es peligroso.

Todo comienza a complicarse cuando vuelven a la noche y las luces del auto fallan en un oscuro camino sinuoso de montaña. De repente, las luces aparecen y un campesino local es atropellado por el ebrio escritor que entra en shock. Todos deciden volver rápidamente al complejo y hacerse los desentendidos con lo ocurrido, aunque a la mañana siguiente la policía los sorprende para declarar porque saben lo que pasó la noche anterior. Se le dice a James (Alexander Skarsgård) que la pena por homicidio es la muerte por manos del primogénito de la víctima.

Todo esto hace que James se desplome emocionalmente, pero de pronto el detective le informa que, para evitar conflictos internacionales y turísticos, él puede pagar para ser CLONADO y sea este quien cumpla su condena. Ahora bien, desde este punto en la historia entra la mente macabra y retorcida del director y guionista, porque en adelante es todo un delirio tanto argumental como visual, la película es extraña y por momentos una locura. Cronenberg utiliza elementos del body slasher, una vez más haciendo honor al recurso que fundó su padre, y además combina movimientos de cámara, la escenografía como elemento que aporta a la historia y un licuado muy extravagante de luces en el montaje acelerado para denotar la locura de los personajes en sus vacaciones.

Si se busca un mensaje podríamos decir que los ricos nunca pagan por sus crímenes, aunque en otro nivel de análisis la historia quiere mostrarnos la naturaleza real de las personas, descuidadas, sin vergüenza y para nada tolerantes. Cabe resaltar la genial actuación de Mia Goth, quien se roba nuevamente la pantalla y afirma que la película está a la altura una vez más de la dirección de Brandon Cronemberg. En salas argentinas todavía no hay fechas oficiales, aunque gracias a Internet ya saben dónde pueden conseguirla.


TÍTULO: Infinity Pool
DIRECCIÓN: Brandon Cronenberg
ELENCO: Alexander Skarsgård, Mia Goth, Cleopatra Coleman
GUION: Brandon Cronenberg
GÉNERO: Terror
ORIGEN: Canadá

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial