27 de febrero de 2024

Querer a Chandler es querer a Matthew

El pasado sábado 28 de octubre, internet se paralizó tras el anuncio de la lamentable y prematura partida de Matthew Perry. Millones de usuarios en las redes manifestaron estar no solo sorprendidos, sino también conmovidos por la muerte del actor. Esta reacción colectiva se debe a que Perry dio vida a Chandler Bing durante las diez temporadas de Friends, siendo este el personaje más querido por todos los televidentes que durante casi treinta años han disfrutado de la sitcom más famosa de todos los tiempos.


Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

Por Nela Machado

Por supuesto, querer a Chandler, es querer a Matthew Perry. El mismo actor, en The Graham Norton Show, reconoció la similitud que existía entre él y su personaje: “Mis amigos estaban audicionando una serie llamada Friends y había un personaje que se llamaba Chandler, que era muy parecido a mí. Así que los ayudé con sus audiciones. Al final les dije: ‘Dejen que lo haga por ustedes, imítenme y hagan lo que hago’. Algunos llegaron lejos y casi consiguen el papel”. Para ese entonces, el actor estaba grabando el episodio de una serie llamada LAX 2194 por lo que no podía presentarse para otro trabajo, pero al final esta serie no salió al aire por lo que pudo audicionar para Friends y así obtener el papel. Años más tarde, en su libro autobiografico Friends, Lover end The Big Terrible Thing haría referencia a ello: “No es que pensé que podría interpretar a Chandler. Yo era Chandler”.

A lo largo de los diez años que duró la serie, Chandler Bing se convirtió en el personaje más querido por casi todos los televidentes. La mayoría de los personajes principales de Friends tenían una etiqueta exagerada que los distinguía de los demás. Monica era la obsesiva, Phoebe era la inocente, Joey el tontorrón. Pero Chandler Bing era como nosotros, fue el primer millennial. El personaje se caracterizó, en primer lugar, por su humor sarcástico, regalándonos a veces las líneas más inteligentes de la serie. Además, como muchas personas, tenía un trabajo al que detestaba.

Era autoconsciente, especialmente de sus propios defectos; esa inseguridad no solo era otro reflejo para los televidentes, también permitió basar el crecimiento del personaje durante toda la serie. Chandler aceptaba a sus amigos y a su novia por lo que eran pero sus inseguridades eran las que lo retenían. Sin embargo, al final, no permitió que sus inseguridades le frenaran y luchó contra ellas con valentía. Tuvo mucho valor para dejar su trabajo bien pagado y empezar de nuevo a los 30 años.

Chandler representó un tipo de personaje masculino diferente a los que se veían en pantalla por allá en los noventas. El personaje que estaba ideado para ser gay, al final decidieron cambiarlo pero sirvió para cortar el patrón de la masculinidad frágil, bastante presente en otros personajes de la época (por ejemplo, en Joey y Ross). Además, el personaje tenía dos mamás, una cis y una trans, algo que no se había visto reflejado en ninguna otra serie de televisión.

Por último, lo que terminó de influir para que el personaje cautivara al público, fue su relación con Monica. Dentro de la serie, Chandler y Monica eran un respiro de aire fresco, una de las pocas parejas no tóxicas en la ficción. A lo largo de las primeras temporadas, él estaba desesperado por amor y atención, pero luego de enamorarse de Monica, comenzó a madurar como persona. Se apoyaron mutuamente, encontraron soluciones a los desafíos a los que se enfrentaron y encontraron una alternativa para tener hijos. Chandler amaba a Monica más que a nada en el mundo y estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para hacerla feliz. A pesar de sus miedos al compromiso, se convirtió en un gran esposo para ella. Demostró ser un caballero en situaciones difíciles, como cuando una mujer atractiva del trabajo se le insinuó y él fue capaz de rechazarla. Además, su emotivo discurso convenció a Erica para que les diera a su bebé, todo esto solo por Monica.



Había mucho de Chandler en Matthew pero la vida real no es una comedia

Aunque Chandler le permitió convertirse en uno de los actores más queridos por el público, la realidad es que mientras Matthew Perry hacía reír a todos con el personaje, su vida era bastante difícil. En varias oportunidades habló sobre sus adicciones y sus problemas con la depresión.

Cuando el actor habló sobre el crush que tuvo por Jennifer Aniston, supo que no tenía ninguna oportunidad desde que ella se casó con Brad Pitt. De igual manera habló de la relación que mantuvo con Julia Roberts por medio año hasta que él terminó con ella. “Rompo con todas porque tengo un miedo mortal de que descubran que no soy suficiente, que no importo y que estoy demasiado necesitado, y que romperán conmigo y entonces eso me aniquilará, porque tendré que tomar drogas y eso me matará», confesó Mathew en sus memorias. “Por eso rompo con todas esas maravillosas mujeres que se han cruzado en mi camino”.

Promocionando su biografía, el actor dijo que había escrito el libro para hablar de sus adicciones y así ayudar a otras personas que estuviesen atravesando problemas similares. “Quiero que me recuerden como alguien que quería ayudar a otros”, dijo en una de las últimas entrevistas que concedió. Después de su fallecimiento, muchas personas en internet compartieron cómo el actor había hecho que sus vidas fueran un poco mejor, un poco más feliz. Ojalá Matthew se haya ido sabiendo el impacto positivo que tuvo en la vida de tantos.


Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con tu aporte.

Invitame un café en cafecito.app

About Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial