martes, junio 28, 2022

La ciudad es nuestra: La nueva serie de HBO Max de los creadores de The Wire (Recap)

Invitame un café en cafecito.app

Una radiografía de la corrupción

El mejor homenaje a los 20 años de The Wire, llega de la mano de sus creadores: La ciudad es nuestra, la nueva serie de HBO Max, retrata a la red de corrupción en el cuerpo de policía de Baltimore, potenciado por casos de discriminación y desigualdad.


Por Ignacio Pedraza

Hace veinte años la crueldad presentada en The Wire (2002-2008) recibió elogios y hoy se sitúa entre las mejores series de este siglo. Dos décadas después, su creador David Simon junto a George Pelecanos, vuelven a unirse a HBO para seguir explorando las problemáticas de Baltimore y –por qué no- homenajear aquel policial con La ciudad es nuestra (We Own This City, 2022), una miniserie que busca tomar su propia identidad pero que no deja de compartir puntos en común.

Wayne Jenkins (Jon Bernthal) toma la palabra ante un conjunto de oficiales de policía de la ciudad para enaltecer su tarea y evidenciar los peligros que tienen los uniformados en las problemáticas calles, rodeados de drogas y crímenes. Lo que en ese discurso inspirador que se sitúa en los dos extremos de la serie oculta es la forma en que el sargento –quien va subiendo de rango a lo largo de los seis episodios- lleva adelante el trabajo.

La historia no es lineal, ya que los capítulos albergan diferentes investigaciones a las fuerzas de seguridad, ya que el personaje de Bernthal no es el único apuntado sino todo su escuadrón y diversos superiores que ejercían abuso de autoridad y atropellos a civiles, sumado a graves sucesos de corrupción. Desde el 2002 hasta el 2017 la serie va y viene para presentar casos que parecen aislados de los uniformados pero que rodea toda una red perversa en su manejo.

Y para este formato contamos con un abanico de personajes que, si bien conocemos poco de su contexto, el enfoque está puesto en el ámbito laboral y las ambiciones de cada uno. Desde un detective que parece haber dejado su pasado atrás y se muestra alejado de la corrupción como es Sean Suiter (Jamie Hector); pasando por personajes que abusan de su impunidad como Daniel Hersl (Josh Charles); hasta una dupla investigadora (Dagmara Dominczyk y Donald Patrick Harvey), que recuerda a otras producciones por su rigor.

Pero la lista es amplia –sería injusto olvidarse del trabajo de Wunmi Mosaku interpretando a una abogada pura metiendo los pies en el barro- y cada parte cuenta con características que le brindan un retrato crudo a la situación, sumado al personaje más importante de todos: Baltimore. En este caso la ciudad es la gran protagonista, donde tiene su propia impronta y es detallada de manera precisa, en lo que refiere al mayor recuerdo a la serie del 2002.


Basado en hechos reales que el periodista Justin Fenton desplegó en We Own This City: A True Story of Crime, Cops and Corruption, Simon nuevamente detalla en La ciudad es nuestra de manera puntual sobre los conflictos que alberga la ciudad, no solo por el deplorable trabajo policial sino que se suman las guerras raciales, la lucha por el tráfico de drogas y la desigualdad social complejizado por el rol político de sus dirigentes. Ya desde los créditos iniciales la serie nos contextualiza en dicho territorio para entender su lógica y ausencia de ley, más allá de algún que otro intento de algunos idealistas.

Con un reparto sólido, Bernthal se lleva todas las luces al ser el nombre más destacado y contar con el personaje más desarrollado –quizá junto al de Hector– que por momentos es más letal que el propio Frank Castle y que posee el histrionismo que lo vimos anteriormente –de manera más cómica- en Rey Richard: una familia ganadora (King Richard, 2021). A través del fichero policial, podemos ver incontables situaciones donde él y su equipo son focos de casos irregulares con consecuencias fatales, pero contando con inmunidad permanente.

Sin contar con la fuerza que fue su serie antecesora, La ciudad es nuestra es un correctísimo policial que pone en manifiesto todo el mundo de la perversión e inmoralidad de quienes juran proteger a la sociedad, y trae nuevamente a la ciudad que solamente Simon sabe fotografiar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más visto