Los “Nickelodeons”, la MPPC y el nacimiento de los Grandes Estudios

Estamos a principios del siglo XX. El cinematógrafo como atracción de feria es cosa del pasado. Las películas ahora se producen no solamente para entretener a la gente, sino principalmente para obtener una ganancia. Hay productores, directores, escenógrafos, vestuaristas y actores que trabajan exclusivamente en “el cine”. El negocio, la industria del entretenimiento, ya está en marcha…


Por Rodrigo Álvarez

 

La experiencia de ver películas cambió radicalmente con el comienzo del nuevo siglo. Dejó de ser una práctica individual en un dispositivo tecnológico (el kinetoscopio, por ejemplo, como vimos en episodios anteriores) o familiar, privada y clasista (proyecciones caseras para grupos particulares en casas o auditorios selectos) para establecerse como un evento popular y grupal. En todo Estados Unidos florecieron los Nickelodeons, salas de cine en las que la entrada costaba 5 centavos (“one nickel”). Las proyecciones en estos cines eran en continuado, se pasaban varios cortos de 10 a 15 minutos, de diferentes estilos y géneros, muchas salas tenían un pianista para acompañar con música las imágenes y algunas incluían performances teatrales en el programa del día. Estos Nickelodeons fueron importantísimos en la historia porque modificaron el modo de distribución y exhibición de películas. Se creó un sistema de intercambio de películas en las que los empresarios “alquilaban” paquetes de películas que luego de exhibirse en un Nickelodeon, pasaban a otro e iban rotando de sala en sala. De esta manera los empresarios tenían “stock” nuevo todas las semanas y no tenían que preocuparse por atraer nuevo público ya que la misma gente volvía para ver nuevas películas todas las semanas. El sistema de exhibición de filmes en continuado permitía que los asistentes entren y salgan de las funciones en cualquier momento, no importaba si una película estaba empezada, y perduró medio siglo hasta el estreno de Psicosis, en el que Hitchcock prohibió que el público ingrese a la sala una vez empezada la proyección. Hasta entonces era normal entrar y salir en cualquier momento de la película. Pero volvamos a los Nickelodeons…

Como ya dijimos, la películas que se producían en esa época duraban entre 10 y 15 minutos. Los exhibidores, dueños de los Nickelodeons, descubrieron que las más largas les rendían más y tenían buena aceptación de público. Programar menos películas era más fácil y redituable que una colección de cortos y empezaron a presionar a los estudios para que les provean de producciones más largas. De la misma manera, los estudios empezaron a competir entre ellos para conseguir productos de mejor calidad, historias más complejas que necesitaban más tiempo para diferenciarse unas de otras. De esta maneras las historias de ficción le fueron ganando lugar a las películas que documentaban la realidad y los estudios comenzaron a volcarse casi exclusivamente a realizar ficciones, ya que además eran más fáciles y baratas de filmar (no había que trasladar un equipo a una locación diferente, no había demoras por imprevistos, etc). Pero qué pasaba del lado de la producción, con estos nuevos estudios recién instalados en Los Angeles?

Recordemos que muchos pioneros con ganas de hacer películas (o también con ganas de hacer dinero haciendo películas) estaban armando su industria en los terrenos amplios y baratos del valle de San Fernando y en los alrededores de un pueblito llamado Hollywood, en las afueras de Los Ángeles. Estos productores habían llegado hasta allí escapando de Edison, quien quería cobrar por su patente del cinematógrafo, pero principalmente de la MPPC. Aha… y qué es la MPPC??? Veamos…


Edison tenías las patentes de gran cantidad de equipos relacionados con cámara, proyectores, etc, etc, y luego de un tiempo, se cansó de que cada uno hiciera lo que tuviera ganas (?) y empezó a enviar avisos, cartas, etc, diciendo que iba a demandar a quien utilizare sus patentes. En resumen, poseía casi un monopolio y sus derechos y patentes tenían “atadas de manos” a la productoras que casi que lo único que podían hacer era importar films europeos (ingleses y franceses principalmente). Y encima Europa estaba a punto de entrar en guerra por lo que las producciones cinematográficas eran cada vez menos. Así, sólo dos empresas manejaban la producción de films: Edison y Biograph. Muchos productores y empresarios intentaron un acuerdo con Edison para conseguir las licencias y juntos fundaron la MPPC (Motion Picture Patent Company) que pasó a dominar todo el espectro de producción y distribución de películas en EEUU. La MPPC estaba formada por la mayores productoras de películas del momento en EEUU: Edison, Biograph, Star Film Co., Pathé, Vitagraph, etc., el mayor distribuidor (George Kleine) y el más grande proveedor de material fílmico, la Eastman Kodak.

De esta manera el MPPC estableció las reglas de distribución de películas, precios, alquileres, etc, etc. y profundizó el monopolio de Edison en todos los aspectos de la producción de films: el Trust manejaba la provisión y distribución de material fílmico, tenían el control de las patentes de las cámaras y proyectores y con acuerdos de licencias también determinaban qué salas podían exhibir sus películas. Todo este poder le permitía dominar todo el negocio cinematográfico, no sólo con el peso de la ley, sino también con grupos mafiosos que podían irrumpir de manera violenta en filmaciones “no autorizadas”.

Luego de unos años en los que el Estado se metió en medio de este conflicto, la Justicia determinó en 1915 que la MPPC había ido demasiado lejos en la protección de sus derechos, benefició a los productores independientes y la MPPC finalmente dejó de existir en 1918.

Entre los empresarios rebeldes que se establecieron en California estaban William Fox, Carl Laemmle, Samuel Goldwyn, Marcus Loew, los hermanos Warner y Adolph Zukor. Conozcamos a estos pioneros, inmigrantes europeos que llegaron a EEUU a fines del siglo XIX y serían los fundadores de Hollywood y la industria del cine.

Carl Laemmle, nacido en el Reino de Wurtemberg, parte del Imperio Alemán, en 1867, hijo de primos, emigró a EEUU en 1884 y se estableció en Chicago. Comenzó exhibiendo películas y se hizo fuerte en la distribución (llegó a comprar varios Nickelodeons) y desafiando al monopolio de Edison. En Nueva York fundó la IMP (Independent Moving Pictures) y junto con otras productoras crearon la Universal Film Manufacturing Company en New Jersey, que mudó su operación a California en 1915.  

Adolph Zuckor nació en 1873 en lo que hoy sería Hungría y emigró a América en 1889, también a Chicago. Ingresó en el negocio cuando se asoció a su primo para invertir en Nickelodeons. Más tarde fundó una empresa para distribuir películas (Famous Players Film Company) que evolucionó en la Paramount Pictures Corporation y prácticamente se convirtió en el primer gigante de Hollywood al conseguir la distribución de una docena de pequeñas productoras y el control de más de una centena de salas de exhibición. Más adelante analizaremos cada Estudio en particular, pero adelantemos que Paramount fue el que moldeó la industria al controlar la producción y exhibición de películas, armar la programación de las salas y contratar a los más famosos actores y directores para sus películas.  

Samuel Goldwyn, nacido Szmuel Gelbfisz en 1879 en Varsovia, Polonia (en ese entonces parte del Imperio Ruso) emigró a EEUU con el nombre Samuel Goldfish en 1889, previo paso por Canadá. Su ingreso a la industria fue al asociarse con un primo y otros empresarios para formar una productora, The Jesse L. Lasky Feature Play Company y filmar la que sería la primera película de Hollywood: The Squaw Man, en 1913. La empresa luego se fusionó con Famous Players y Goldfish abandonó la sociedad. En 1916 se asoció con los productores Edgar Archibald Selwyn y fundaron la Goldwyn Pictures (una combinación de ambos apellidos) y Goldfish aprovechó para cambiarse legalmente el nombre a Goldwyn.

Marcus Loew, el único de nuestros amigos nacido en EEUU, también empezó en el negocio de los Nickelodeons. En 1920 adquirió la Metro Corporation, en 1924 compró la Goldwyn Pictures y se asoció con un productor de Hollywood llamado Louis Mayer y formarían la Metro Goldwyn Mayer.

Harry, Albert, Sam y Jack Warner, hijos de inmigrantes polacos que se establecieron en Canadá, ingresaron en el negocio de exhibición de películas en Pennsylvania y comenzaron a producir películas al inicio de la Primera Guerra Mundial. En 1918, el Estudio Warner Brothers abría su sede en Hollywood. Jack y Sam se encargaban de la producción en California y Harry y Albert de las finanzas y distribución en Nueva York.

William Fox, inmigrante húngaro, llegó con sus padres a EEUU siendo un bebé. Se inició también en la adquisición y construcción de Nickelodeons para la exhibición de películas. En 1915 fundó la Fox Film Corporation, empresa de producción de películas. En 1930 perdió el control de la compañía, que mantendría su nombre en reconocimiento a su aporte en la industria.

Más adelante hablaremos en detalle de cada Estudio, su historia y particularidades. Mientras, ya conocimos los protagonistas de la época, los dueños del juego que fundaron los grandes Estudios, establecieron a Hollywood como la meca del cine, plantaron las semillas de la “producción en serie” de filmes y pusieron en funcionamiento la maquinaria aceitada de esta poderosa industria que controlaba la realización, distribución y exhibición de películas.