En la jungla de concreto

TÍTULO: El sol también es una estrella
TÍTULO ORIGINAL: The Sun is also a Star
DIRECCIÓN: Ry Russo-Young.
ACTORES: Yara Shahidi, Charles Melton, Gbenga Akinnagbe.
GUION: Tracy Oliver.
FOTOGRAFÍA: Autumn Durald.
MÚSICA: Herdis Stefánsdóttir.
GÉNERO: Romance, Drama.
ORIGEN: Estados Unidos.

Daniel y Natasha son dos extraños que se conocen en un mágico día en Nueva York. Quedan pocas horas para que Natasha se vaya de Estados Unidos: su familia está a punto de ser deportada hacia Jamaica pero mientras las chispas entre ambos surgen, debe luchar con los nuevos sentimientos que Daniel despierta en ella.


Por Emiliano Silva

Llega una nueva adaptación de un best seller norteamericano, en este caso se trata de El sol también es un estrella, la nueva película de Ry Russo-Young. Natasha y Daniel, dos desconocidos que a lo largo de todo un día irán creando un lazo inseparable.
Daniel (Charles Melton) es un romántico empedernido, con un gran talento en la escritura de poesías pero que por elección de sus padres está destinado a seguir una carrera de medicina. Un día en la estación de trenes de la ciudad de Nueva York nota entre un mundo de gente a la distinta Natasha (Yara Shahidi), y que luego por su creencia personal en el destino logra salvarla a tiempo de un choque de auto. Ella, contraria a él, es una chica pesimista, cínica y racional. No cree en el amor y por eso decide aceptar el reto de Daniel que es el de tratar de enamorarla en un día.

Hasta aquí la película no presenta nada nuevo a las muchas propuestas de este tipo de género pero lo que la hace interesante es que Natasha, debido a algunos problemas familiares, conoce a Daniel en su último día en EE.UU antes de ser deportada a Jamaica, su país de origen. De ahí en adelante se irá jugando con esta idea de un final sin futuro para los protagonistas. Veremos algunos personajes secundarios que no agregan nada a la trama y que solo serán elementos para ayudar al relato.

Lo fallido de esta propuesta es que la dupla actoral de Charles Melton y Yara Shahidi no logran crear una química que traspase verdaderamente la pantalla. Hubo muchas escenas que no se veían creíbles y que debían ser determinantes para que el espectador logre empatizar. Al guion no lo puedo criticar porque no leí el libro así que no sé si será una fiel adaptación a la obra original, pero a modo de narración cinematográfica cumple bien, de ahí a que sea una historia buena o no es otra cosa.

Lo destacado sin lugar a dudas es el trabajo de fotografía de Autumn Durald, que logra unos planos bellísimos de Nueva York y muestra algunos lugares no tan exhibidos en anteriores films que también se han filmado en la popular ciudad.

El sol también es un estrella es una película dirigida a un público más adolescente y obviamente a los fans del libro. También podría funcionar para ir a verla en pareja si es que son acérrimos amantes del género pero por varios errores no es una propuesta para todo el mundo.