Retrato de una tragedia
 
Por Agustín Zalazar
TÍTULO: One More Time with Feeling
DIRECCIÓN: Andrew Dominik
REPARTO: Nick Cave, Susie Bick, Earl Cave, Warren Ellis, Jim Sclavunos, Martyn P. Casey, Thomas Wydler, George Vjestica, Else Torp
MÚSICA: Nick Cave
GÉNERO: Documental, música
ORIGEN: Reino Unido
 
Sinopsis
Un documental que iba a ser sobre un nuevo disco de “Nick Cave & the Bad Seeds” quedó marcado por el lamentable fallecimiento del hijo de Nick, Arthur, que con sólo 15 años se cayó por un acantilado en noviembre del 2015 en Brighton. La tragedia transformó lo que iba a ser un documental musical sobre las sesiones de grabación, en un estudio sobre el dolor, la pérdida y la forma en la que ésta afecta a la creación artística.
Review
“Hay un paraíso en el infierno del que no nos contaron”, dice Nick Cave en One More Time With Feeling, el nuevo documental que protagoniza. La poesía de Cave es la parte fundamental que vincula la música del nuevo álbum de los Bad Seeds, Skeleton Tree, con entrevistas íntimas a él y su esposa, Susie, sobre la tragedia que rodea la realización del disco. Este nuevo disco es el primero desde la muerte de su hijo Arthur, de 15 años, quien cayó de un acantilado en Brighton en julio pasado y, tanto la película como el álbum, son exposiciones de cómo él y su familia han procesado esta fatalidad.
Temprano en el film, Cave recuerda una anécdota: esperando en la cola de una panadería, un completo extraño se acerca y le susurra “Estamos todos con vos”. Es entonces cuando se da cuenta de que toda la fila lo mira con ojos empáticos. “¿Cuándo me convertí en un objeto de compasión?”, se pregunta. Al igual que en su música, en la película hay melancolía y honestidad. Dirigida por Andrew Dominik (The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford) y filmada en un inmersivo 3D en blanco y negro, la película es una fotografía instantánea llena de arte y sufrimiento.
Hay momentos en los que los camarógrafos se dejan ver y un miembro del equipo le muestra a Earl Cave, hermano gemelo de Arthur, cómo sacar fotos con una cámara analógica. Luego, hacia el final, Susie descubre una imagen de un molino de viento que Arthur había pintado cuando era un niño: ese molino representa el mismo lugar donde murió casi una década más tarde. “Decidimos ser felices y nuestra felicidad es un acto de venganza, un desafío”, dice Cave, pero el trauma sigue ahí y está en el corazón de la película. Estos momentos presentan una realidad más desnuda que la mayoría de los documentales de música. Y es exactamente ahí donde la película se vuelve más cinematográfica.
El tirón entre el dolor y la resignación es algo que Cave menciona refiriéndose al tiempo como elástico. En la película, reflexiona sobre el mismo metafóricamente: “Podemos alejarnos del hecho, pero, en algún momento, el elástico retrocede y siempre volvemos a él”. Susie, Nick o su socio creativo, Warren Ellis, son entrevistados, la banda graba, se compone música y se recorren paisajes mientras, por momentos, Cave lee poemas de su propia autoría. “La imaginación necesita espacio para respirar”, dice. “Y cuando ocurre un trauma, no hay espacio para respirar”. Aclara de esta forma que las canciones del álbum son conceptuales: fue la forma en que Cave adaptó su proceso de escritura narrativa luego de la tragedia. “Todos esperamos algo dramático en nuestra vida sobre el que podamos escribir”, agrega. “Pero este trauma fue muy dañino para el proceso creativo”. En Skeleton Tree despoja la narración de las canciones, alegando que la narrativa lógica ya no le parece real.
La fuerza que él y Susie han demostrado frente a algo verdaderamente impensable es notable.
One More Time With Feeling es un testimonio que sirvió para que Cave no tuviera que hablar con la prensa sobre el tema. Esta privacidad le permitió crear un bello retrato de la búsqueda de la paz en medio del caos emocional. Nick Cave no responde a ninguna pregunta sobre cómo sobrellevar la tragedia, pero deja en claro que se puede. Nos muestra que todavía se puede vivir y crear, que hay un paraíso en el infierno del que no nos contaron.