lunes, noviembre 28, 2022

Limbo: Clara Lago protagoniza la nueva serie argentina de Star+ (RECAP)

Invitame un café en cafecito.app

Entre tantas cosas, que ninguna es específica

Tras la muerte del reconocido empresario Francisco Castelló, su promiscua y superficial hija Sofía debe viajar a Buenos Aires para despedir a su padre y estar a cargo de trámites burocráticos, además de repensar el futuro de la empresa junto a sus hermanos Ignacio y Andrés.


Por Ignacio Pedraza

El que mucho abarca… la nueva producción argentina de Star+, Limbo… hasta que lo decida (2022), a cargo de la creativa dupla Mariano Cohn y Gastón Duprat, se mete directamente en el terreno del misterio y drama con una premisa que inevitablemente nos viene a recordar a la carismática familia Roy de Succession (2018), pero claro que sin una parte fundamental en su funcionamiento: el patriarca de la familia.

Es que tras el fallecimiento del mandamás en el mercado cosmético Francisco Castelló (el completo Enrique Piñeyro) sus tres descendientes deberán encargarse de la empresa que lleva de nombre el apellido familiar, donde se encuentran el administrador Ignacio (Mike Amigorena), el misterioso Andrés (Esteban Pérez) y la despreocupada Sofía (Clara Lago), donde lidiarán entre números en rojo, una visión generacional moderna y las responsabilidades a tareas pendientes, como la compra de la empresa menor que dirige la enigmática Lucrecia (Andrea Frigerio).

Sin embargo, la narrativa se posiciona desde la visión de la hermana, que arriba desde Madrid tras una vida apática y superficial. Con una tonada que se sitúa entre los latiguillos argentinos y españoles de manera arbitraria que desentona y una voz en off que invade con sus pensamientos para acompañar a lo que vemos, “Sof” es la encargada de representar el título de la serie y su significación –que a lo largo de los diez capítulos nos recuerda la definición de la palabra en su introducción- y protagonizar los diferentes hilos que se mueven en estos círculos.

Tanto Cohn como Duprat –creadores y guionistas del primer episodio- siempre presentaron trabajos sátiros o extremados pero que permitían, a través de sus características huellas, la crítica a ciertos aspectos sociales o industriales. En este caso todo brilla por su ausencia, ya que tantas temáticas vertientes lo vuelve demasiado amplio a pesar de contar con cuestiones técnicas que sobresalen y una narrativa dinámica, también propia de la dupla, junto a una musicalización, a cargo de Sergei Grosny, tan amplia y trivial como su protagonista.


La cuestión pasa que todo el suspenso que irradian los personajes en Limbo desde un inicio, y los intentos intrincados de generar expectativa en las interacciones entre ellos o los secretos que pueden albergar, terminan desinflándose y volviéndose más acartonados de lo que uno podría apostar. Desde una construcción presumida de la joven española, que de tanta frivolidad resulta poco empática, Sofía pasa de una indiferencia total a los asuntos corporativos hacia un compromiso aguerrido solamente por una charla con el personaje de Frigerio. Asimismo, sus tareas con la flamante empresa Aiz y las luchas por la nueva campaña –que no escapa a la inserción de cuestiones morales y disputas a lo hegemónicamente impuesto- no tienen la misma fuerza a las intrigas que conllevan los debates con sus hermanos y los pasados secretos familiares a través de flashbacks.

Los personajes van de la mano con lo explicado anteriormente: sus entradas y salidas de las diferentes problemáticas los vuelven irrelevante y ninguno termina de generar la atención que por un momento inicial podíamos esperar, con los casos de Lucrecia e Ignacio como bandera. Esto está ajeno a la interpretación del reparto, que en general se encuentran en la misma sintonía y realizan un correcto trabajo pero que el guión no permite profundizar.

La segunda temporada de Limbo ya está oficializada, y esperamos ver cómo seguirá esta historia dirigida por Agustina Macri y Fabiana Tiscornia, que arroja una premisa un tanto referenciada en el último tiempo y que sólo se queda en buenas intenciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más visto