La película de terror del año

Cuando Ellen, la matriarca de la familia Graham, muere, la familia de su hija comienza a descubrir crípticos y secretos sobre sus ancestros cada vez más terroríficos. Cuanto más descubren, más intentan escapar del siniestro destino que parecen haber heredado. El legado del diablo (Hereditary) promete convertirse en el nuevo clásico del terror.


En su debut cinematográfico, el guionista y director Ari Aster revela una mirada espeluznante de un colapso doméstico que exhibe la destreza y precisión de un naciente autor, en la que una simple tragedia familiar se transforma en algo profundamente inquietante y siniestro, llevando así a la película de terror a un nuevo y escalofriante terreno con este retrato desgarrador de la herencia ida al infierno.

Con su primer largometraje, Aster se basa en una serie de cortometrajes aclamados por la crítica y centrados en rituales y traumas domésticos que cuentan la aterradora historia de una familia estadounidense que lucha contra las fuerzas malévolas que buscan colonizar su línea de sangre. Vagamente inspirado por la propia experiencia de la familia Aster con la tragedia y el dolor –una prolongada sucesión de desgracias que llegaron a parecerse a una maldición- marca la llegada de un autor nato, que despliega una precisión formal y un gran control, dignos de un maestro cineasta. A través de la meticulosa destreza y visión de Aster, este estrepitoso debut transforma el drama doméstico en una obra de horror operístico que recuerda a los clásicos de los años sesenta y setenta.

LEÉ ACÁ NUESTRA REVIEW DE EL LEGADO DEL DIABLO

Junto con el director de fotografía Pawel Pogorzelski, su compañero de clase del American Film Institute Conservatory/Consensus, y un equipo de artesanos talentosos que lo ayudaron a diseñar la película mucho antes de comenzar con la producción, Aster demuestra su talento en los primeros segundos del film. Lidiando con un seguimiento de cámara elegante y fluido que fusiona dos mundos de historias distintos, uno poblado de miniaturas intrincadamente creado por Steve Newburn (Inception; The Dark Knight Rises), el otro, de humanos que interactúan en un set que los realizadores construyeron desde cero en un estudio de Utah, que conforman una mirada siniestra de una familia que vive bajo una maldición aterradora.

“Esta es una historia sobre personas que no tienen voluntad propia”, dice Aster. “Los Grahams son como figuritas en una casa de muñecas maligna manipuladas por fuerzas externas”.

Liderado por un elenco estelar que incluye a Toni Collette, Gabriel Byrne, Alex Wolff, Milly Shapiro y la reciente ganadora del Emmy, Ann Dowd (de la serie The Handmaid’s Tale), y con una música memorable del saxofonista de vanguardia Colin Stetson, El legado del diablo ya estrenó en cines de Argentina y debajo les dejamos entrevistas a su director y la pareja protagónica.