Pesadilla de ver

TÍTULO: Pesadilla al amanecer
TÍTULO ORIGINAL: Rassvet
TÍTULO ALTERNATIVO: Quiet Comes The Dawn
DIRECCIÓN: Pavel Sidorov.
ELENCO: Oksana Akinshina, Oleg Vasilkov, Anna Slyu.
GUION: Evgeny Kolyadintsev.
FOTOGRAFÍA: Ivan Burlakov.
MÚSICA: Garry Judd.
GÉNERO: Terror.
ORIGEN: Rusia.

Cuando el hermano de Svetlana muere en misteriosas circunstancias, pesadillas extremadamente vívidas comienzan a acecharla. Svetlana decide acudir al Instituto de Somnología en busca de ayuda y allí es inducida, junto con otros pacientes, a un “sueño colectivo lúcido”. Pero al amanecer, despertarán en una realidad totalmente diferente aún más aterradora que cualquier pesadilla.


Por Emilio Guazzaroni

Pesadilla al amanecer (Ressvet su título original) es la ópera prima de Pavel Sidorov. Cuenta la traumática vida de Sveta (Alexandra Drozdova), una niña que al nacer pierde a su madre, quedando a cargo su tía y hermano mayor. El film recorre diferentes capas de tramas y líneas temporales a través de los sueños, lo cual se vuelve un recurso interesante pero agotable.

La película cuenta con recursos formales de primera, con una fotografía imponente que llama la atención al ser un producto de bajo presupuesto. El sonido y el montaje se entrelazan de muy buena manera en la primera media hora pero luego decaen como todo el argumento. Por ejemplo, la repetición de inserts que relentizan el film y lo vuelven hasta absurdo.

El problema de Pesadilla al amanecer parece recaer en el guion, el cual queda sin ideas, agrega diferentes personajes que no son trascendentes para la narración y juega con los sueños de manera que pueda resolver todo de un sopetón. Muchas historias y situaciones que se dan para abrir la trama quedan inconclusas, como también las resoluciones que no fueron advertidas en ningún momento y se las presentan como falsas revelaciones.

Las actuaciones van en el mismo curso que el libreto, terminando de cerrar un producto fallido. El director abrió tantas puertas que se le hizo imposible cerrarlas en 90 minutos, deja la sensación de que faltaran escenas, por la inconexión de las que se encuentran en la totalidad de Ressvet.