A medio camino hacia el terror

Las historias de vampiros son un subgénero bastante particular. Más allá de las cientas de variaciones, tienen una extensa mitología propia que suele respetarse aún en sus distintas encarnaciones. El estilo gótico, el monstruo inmortal, la necesidad imperiosa de sangre fresca para mantenerse con vida. NOS42 es una versión diferente, muy diferente, un tanto más moderna y que subvierte expectativas; lo cual si bien es su principal atractivo también puede convertirse en su principal flaqueza, en especial para quién espere algo de corte más clásico.


Por Javier Puma

Basada en la exitosa novela de Joe Hill (quién de a poco logró hacerse un nombre y salir de la sombra de su padre Stephen King), es la historia del enfrentamiento entre el mítico Charlie Mannx y la joven rebelde Vic McQueen. Mannx (Zachary Quinto) es una suerte de grotesco vampiro, aunque bien el término no sea el apropiado, que secuestra niños en un antiguo Rolls Royce (y cuya patente da nombre al show) con el fin de “rescatarlos” de sus complicados hogares y llevarlos hacia Christmasland, en donde siempre es Navidad y está prohibido no ser feliz. Por supuesto que esa promesa es un engaño y antes de llegar a destino cada niño termina convertido en un ser diabólico mientras que la apariencia de Mannx toma un aspecto más normal y corriente.

Por otro lado tenemos a Vic (Ashleigh Cummings), una adolescente de espíritu aventurero que sueña con entrar a una escuela de arte, aunque los problemas en su casa la desanimen. Un padre alcohólico y una madre que no confía en sus aptitudes, van minando sus ambiciones. Sin embargo, ella descubre un don particular al adentrase con su motocicleta en el bosque. Atravesando a toda velocidad un túnel, que para el resto del pueblo estaba destruido, ella logra teletransportarse hacia lugares lejanos en los que encuentra objetos extraviados. Y sin quererlo, despierta una conexión extra-corporal con Mannx, la cual todavía es de carácter misterioso.

Esta serie que corre a cargo de Jami O´Brien (Fear The Walking Dead) ofrece una interesante presentación aunque el tono varíe sin demasiada fluidez. El capítulo se percibe mucho más sólido durante el drama adolescente de Vic que en el aspecto terrorífico que quiere conseguir con la aparición de Mannx, cuyo resultado es más dudoso. Aunque el maquillaje que transforma a Zachary Quinto sea en sí mismo magnífico y tenebroso, no son rival contra diálogos que se pasan de extravagantes y ponen a prueba la paciencia del espectador. Esta adaptación toma la valiente decisión de ir adentrándose en sus elementos más fantásticos sin tapujos, pero deja la peligrosa sensación de que como “historia de vampiros” se queda a medio camino.

NOS42 (Nosferatu) estrena este lunes 3 de junio a las 22.00 horas por AMC.