La sociedad voyeur

Micky y Mallory, una pareja poco convencional de jovenes amantes, sienten que han nacido para matar: son dos despiadados criminales que tienen atemorizada a la población. El presentador de un programa sensacionalista decide aprovechar la fascinación que su personalidad ejerce sobre el público para convertir a los asesinos en héroes televisivos. Esta es la historia de Natural Born Killers.


Por Sebastián Zalcman

Luego de realizar clásicos donde analizó el pasado de Estados Unidos desde la mirada de la Guerra de Vietnam (Platoon, 1986) y la situación financiera del país (Wall Street, 1987) Oliver Stone decidió mostrar el presente de la sociedad americana, marcada por la gran cantidad de matanzas y asesinatos que ocurrieron durante los años noventa. El más importante siendo el conocido caso de OJ Simpson, actor y jugador superestrella de fútbol americano, acusado de matar a su esposa y también a su amigo.

Fue así que los medios de comunicación vieron su oportunidad y el interés de la población americana en estos casos de asesinatos masivos que ocurrían en esos años, cubriendo las veinticuatro horas del día casos como el de Simpson y otros similares. Asesinos por Naturaleza (Natural Born Killers) es una crítica y un reflejo de cómo la prensa fogoneó estas matanzas, tomando como referencia el caso de Mickey y Mallory Knox, la pareja de asesinos en masa que protagonizan esta película en la que el encargado del guion fue nada menos que Quentin Tarantino.

Por medio de diversos géneros y artistas como el fallecido poeta canadiense Leonard Cohen y su esperanzador “Waiting for the Miracle” que abre la película, nada pareciera salvar el caos y la catástrofe por la que deben pasar los que forman parte de esta historia, en la que se pueden escuchar temas de los artistas más transgresores de los 90 como el Grunge de L7 y su “Shitlist” hasta la agresividad de Nine Inch Nails y sus temas “Burn”, “Something I can never have” y “A warm place”. También se pueden escuchar otros géneros como el gangsta rap a cargo del músico y productor Dr Dre y su feroz “The Day the Niggaz Took Over”, hasta la gran abanderada del punk Patti Smith y su tremendo clásico “Rock N Roll Nigger”.

Especial mención a la escena que conforman Mallory Knox y los fundadores del rock alternativo Jane’s Adicction que con “Ted, Just Admit it”, suenan durante un acto de seducción, logrando una de las escenas más violentas de esta película de culto.

Este soundtrack, junto con el de Pulp Fiction, funciona perfectamente para demostrar la locura y la decadencia de los personajes, así como la de la sociedad de los Estados Unidos de aquellos años.

Escuchá y seguí debajo el soundtrack de Natural Born Killers: