Cuando tiembla la tierra

TÍTULO: Terremoto
TÍTULO ORIGINAL: Skjelvet
TÍTULO ALTERNATIVO: Quake
DIRECCIÓN: John Andreas Andersen.
ELENCO: Kristoffer Joner, Ane Dahl Torp.
ELENCO SECUNDARIO: Hang Tran.
GUION: John Kåre Raake.
FOTOGRAFÍA: John Rosenlund.
MÚSICA: Johan Söderqvist.
GÉNERO: Thriller, Cine catástrofe.
ORIGEN: Noruega.

En 1904 un terremoto de magnitud 5.4 sacudió a Oslo con el epicentro en la Fosa de Oslo que corre debajo de la capital noruega. En el presente, científicos comienzan a detectar señales que indican que un nuevo terremoto está en camino.


Por Lau Kievsky

Terremoto es la segunda parte de La última ola (2015) y su trama se centra de nuevo en Kristian Eikjord, un geólogo que se ha transformado en un héroe para muchos por avisar acerca de la llegada de un tsunami. Eikjord decide mudarse a Oslo e investigar las posibilidades de un posible terremoto. El geólogo comienza a angustiarse por sus descubrimientos y volverse paranoico con el tema, nadie le cree que un próximo terremoto puede causar un desastre en Oslo.

No se puede esperar demasiado de una película sobre desastres naturales. Cualquiera que haya visto El día después de mañana, 2012 o Geo-tormenta ya sabe qué esperar de la trama de este tipo de películas. Terremoto no sale ni una coma de la formula “clásica”, no hay nada demasiado nuevo o que realmente sorprenda al espectador.

Las actuaciones son buenas pero la dirección no termina de aprovecharlas por completo. Tampoco ayuda el ritmo que lleva a la historia a hacerse un poco larga en algunos momentos y apresurar todo en otros.

Podemos destacar que la película logra centrarse en el componente humano de la situación, los sentimientos de ciertos personajes que parecen genuinos y creíbles. Hacen que empaticemos un poco con una situación tan irreal.

Terremoto es una película entretenida para ver con amigos si no hay otra cosa en cartelera. Cumple con lo que promete pero no sorprende para bien en ningún momento pero nos hace disfrutar de Oslo y sus edificios un rato, aunque esto implique verlos destruidos.