lunes, noviembre 28, 2022

Robo mundial: Joaquín Furriel protagoniza la nueva comedia de Star+ (RECAP)

Invitame un café en cafecito.app

El narigón del siglo

Lucho (Joaquín Furriel) tiene todo listo para viajar con su hijo Sebastián (Matías Luque) al Mundial de Fútbol. Pero una sanción a la Selección Argentina lo deja fuera de competencia, por lo que el protagonista tiene un ambicioso plan para revertir la situación: robar la Copa del Mundo.


Por Ignacio Pedraza

Cuando un proyecto se traza con ideas claras y no apunta ambiciosamente ni intenta abarcar demasiado, el resultado raramente es malo: lo nuevo de Gabriel Nicoli –quien creó, escribió y dirigió- Robo mundial (2022) es una comedia disparatada relacionada a uno de los temas más comentados y con mayor énfasis en estas últimas semanas: el Mundial de Fútbol.

Una leyenda inicial aclara que es ficción y cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia, como si dicho absurdo fuera realmente necesario. La aclaración se debe a que Lucho (Joaquín Furriel) trabaja en una empresa donde ofrecían que, en caso de no clasificar al mundial, devolvían el dinero de los televisores vendidos –hola El gerente (2022)- por lo que la descalificación del conjunto nacional sacudió los números de su fuente de trabajo. La coincidencia sirve como disparador para insertar en la trama a Wally (Benjamín Amadeo), su amigo y compañero de trabajo que fue el impulsor de la idea.

Sin embargo, el golpe anímico a nuestro protagonista tiene sentimientos menos corporativistas: el esfuerzo por viajar al evento deportivo junto a su hijo Sebastián (Matías Luque) con una agencia de viajes que desapareció de la faz de la tierra y el humor social en un pueblo realmente futbolero.

En situaciones límites, medidas desesperadas. Y el delirio comienza desde el plan de nuestros héroes nacionales: robar la copa del mundo, que pasa por Argentina en una gira pre-mundialista, por lo que necesitan un grupo con diversas características que garanticen el golpe. A Lucho y a Wally se sumarán Bárbara (Carla Quevedo), “Fafa” (Hugo Piccinini), Andrés (Diego De Paula), Néstor (Hugo Quiril), Moira (Agustina Tremari) y Darío (David Szechtman), formando una asociación de la que Danny Ocean estaría orgulloso.


Nicoli logra, en tono de comedia, presentar una historia dinámica y con simpáticas vueltas de tuerca para darle identidad a la miniserie con una energía especial. La trama se ofrece desde un inicio sin vueltas ni justificaciones que no vienen al caso. Poco importa saber bien cuáles fueron los casos de la descalificación del equipo, por ejemplo, sino que lo esencial pasa por ver a estos amateurs planeando y llevando adelante el atraco.

Hay dos puntos altos que sobresalen en Robo mundial: por un lado un leve mimo a otros subgéneros que logran congeniar bien con la comedia y el tono demencial junto a referencias bien colocadas –y no invasivas- de la cultura pop. Por el otro costado, el creador aporta guiños futbolísticos que se aprecian genéricamente -sin la necesidad de ser un erudito en el mundo del deporte- como técnicos campeones del mundo o una musicalización que está embanderada con un ícono de los 90.

Siempre es interesante ver a un actor tan variado como Furriel en el plano de la comedia y, en este caso, está muy bien acompañado por Amadeo –sin caer en tono caricaturesco como en otras ocasiones-. Demás está en destacar a Quevedo, que siempre es sólida en su trabajo, pero también a sus compañeros de aventuras, donde las características específicas de cada uno de ellos logran tener sus momentos y gags, más allá de no abordar en demasía sobre sus aspectos personales –y que la serie no tiene como objetivo tal-.

En esta oleada de producciones nacionales en la plataforma, la serie agarra una temática presente y pasional para enganchar al público y, con una buena representación de la idiosincrasia argentina logra entretener y aliviar tensiones previas a la cita máxima de este año en materia deportiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más visto