Entrará en el dominio público estadounidense en 2023

Dentro de las normas del derecho de autor una obra pasa al dominio público (momento tras el cual esa obra se puede usar de forma libre) cuando los derechos patrimoniales han expirado, lo que se estipula en unos 50 años luego de la muerte del autor de la obra. ¿Pero qué sucede con Mickey Mouse?


Las limitaciones o excepciones al derecho de autor son aquellos casos en que las obras protegidas por el derecho de autor, pueden ser objeto de determinados usos que no requieren la previa expresa autorización del autor o su derechohabiente, ni el pago de una remuneración. Se encuentran establecidas de manera taxativa, circunscribiendo a casos especiales que no atenten contra la normal explotación de las obras y no causen un perjuicio injustificado a los legítimos intereses del autor o titular de derechos.

Dentro de las normas del derecho de autor se considera que una obra pasa al dominio público (momento tras el cual esa obra se puede usar de forma libre) cuando los derechos patrimoniales han expirado, lo que tras el consenso alcanzado en el Convenio de Berna de finales del siglo XIX se estipula en unos 50 años luego de la muerte del autor de la obra.
Pero las leyes de copyright protegen a los autores de manera diferente en cada país. En Estados Unidos, por ejemplo, desde un principio el copyright contaba con una duración de 28 años. Luego dicho plazo se fue modificando. Así, se pretende distinguir el proceso e innovación que ha sufrido la Ley de protección de Estados Unidos en estos últimos años con la intervención de The Walt Disney Company.

The Walt Disney Company fue fundada el 16 de octubre de 1923 por los hermanos Walt y Roy Disney y por el animador Ub Iwerks y su primer proyecto fue la serie Comedias de Alice. En un principio la empresa recibió el nombre de Disney Bros. Studio, pero dos años después se renombró la compañía con su nombre actual, The Walt Disney Company, por insistencia personal de Walt Disney quien logra destacarse a medida que pasan los años.

Específicamente, Walter Elias Disney (1901-1966), mejor conocido como Walt Disney, fue un productor, director, guionista y animador. Es considerado figura capital e ícono mundial por sus aportes a la historia del cine de animación infantil. Su empresa se convirtió en la primera compañía de medios de comunicación y entretenimiento más grande del mundo.
A principios de 1927, Walt Disney recibió una propuesta de su distribuidor Charles Mintz: Universal Studios necesitaba un personaje de dibujos animados y querían que la compañía desarrollará el proyecto. Tanto Disney como su jefe de animación Ub Iwerks comenzaron a trabajar y de esta forma nació Oswald The Lucky Rabbit. La popularidad del pequeño conejo explotó y el estudio de Disney logró expandirse en poco tiempo. Un año más tarde, Mintz clavó el puñal, abrió su propio estudio, reclutó a varios animadores de Disney, y declaró a Oswald como mascota exclusiva de Universal.

Frente a esta maniobra, la decisión de Disney e Iwerks fue crear un nuevo personaje, aún más popular que Oswald y con todos los derechos asociados bajo su control. Dando lugar al lanzamiento del primer cortometraje sonoro animado, Steamboat Willie, y a la aparición del mismísimo Mickey Mouse.
Este personaje fue creado el 18 de noviembre de 1928 y se convirtió en el emblema de la compañía. Posee un origen dudoso ya que hay dos versiones de su creación: la primera fue mencionada anteriormente y es la más verosímil para el público; la segunda es la leyenda oficial donde la empresa explica que fue creado por Walt Disney durante un viaje en tren, su nombre inicial iba a ser Mortimer pero finalmente se decidió por Mickey a pedido de su esposa Lillian. Además, Walt Disney fue el encargado de otorgarle a Mickey Mouse su personalidad, su carácter e incluso su propia voz, durante un periodo de 16 años (desde 1928 hasta 1947).

Mickey apareció en más de 100 películas, cortos, series y videojuegos y es considerado uno de los personajes más relevantes de la cultura popular occidental del Siglo XX. Sin embargo, en la década del 40, este había perdido popularidad ya que la gente prefería ver largometrajes. Por entonces, el pato Donald era más reconocido, pero la devoción de Walt llevaron al ratón a un nuevo nivel artístico: el musical Fantasía, donde Mickey interpretó a un aprendiz de hechicero. Este papel lo llevó al estrellato”.

Mickey Mouse tendría que haber pasado al dominio público para su libre utilización desde 1984, ya que al haber sido creado en 1928, estaba protegido por la Ley de Copyright de 1909. Sin embargo, en década del 70, diez años después de la muerte de Walt en 1966, los herederos de Disney, temiendo una reducción o desaparición de su fuente lucrativa, comenzaron “a mover sus hilos” para extender su beneficio. Con el aporte de una gran cantidad de dinero a congresistas estadounidenses lograron que se modificara la ampliación del copyright en el país.

Finalmente, ocho años antes de que expiren los derechos post-mortem, el Congreso modificó la ley adoptando el sistema europeo en 1976. Esto prolonga la posesión de The Walt Disney Company sobre Mickey Mouse por 19 años más, logrando su protección hasta 2003.
Curiosamente este hecho se volvió a repetir en 1998, cuando el plazo se alargó otros 20 años. El presidente Bill Clinton promulgó una ley para extender el derecho de protección. De esta forma, ingresa al dominio público luego de un plazo de 70 años después de la muerte del autor (en el caso de una obra personal) y 95 años tras su publicación (en el caso de una autoría corporativa). A esta ley se la conoce como Ley de protección de Mickey Mouse porque coincidió con el inmediato ingreso al dominio público del personaje; y por otro lado, que The Walt Disney Company donó 6,3 millones de dólares para la campaña de Bill Clinton para presidente.

Luego de la promulgación de esta ley, excepto se de lugar a una nueva actualización, Mickey ingresará al dominio público estadounidense en 2023. A solo 4 años de que este hecho se produzca, la empresa apoyó la gestión de Donald Trump y formó parte del Foro Estratégico y Político junto a otros ejecutivos como Tesla. ¿Estaría intentando prolongar nuevamente la protección sobre sus obras y Mickey Mouse? Poco tiempo después descubrió que su relación no lo beneficiaba delante del público y abandonó al actual presidente (específicamente cuando la administración abandonó el Acuerdo de Cambio Climático de París).
Esto inició una lucha constante entre ambos que se vio reflejada en distintos momentos como: el discurso del robot de Donald Trump en el “Hall de los Presidentes” del parque Magic Kingdom en Orlando, la cancelación de la serie Roseanne tras los dichos de su protagonista Roseanne Barr (quien criticó a Valerie Jarrett, ex asesora presidencial de Barack Obama): Disney se disculpó con la misma pero Trump intervino afirmando que también deberían haberlo hecho con él cuando hablaron mal de su persona y no hicieron nada al respecto.

Disney, que tiene varios sistemas de protección legal para un personaje tan importante para su mercado como Mickey Mouse, posee los derechos de autor del personaje original, pero además, tiene los de versiones posteriores del personaje, que tienden a ser más conocidas por el público moderno como el ratón con guantes. Y también posee derechos de marca. Habrá que ver en unos meses cómo se resuelve este asunto que involucra varios millones de dólares.